Renda Básica das iguais

Charla en Cuenca: Compartiendo experiencias con Penélope del Parke de Alcosa

Renta Básica das iguais - Xov, 29/11/2018 - 12:32

Hoy jueves compartimos experiencias de desarrollo social comunitario y alternativo con la compa Penelope Blasco activista de la Koordinadora de Kolectivos del Parke Alkosa y del grupo Dones i Prou. Será a las siete de la tarde en el local de CGT en la Avenida de los Reyes Católicos.

Esta misma mañana Penélope ha intervenido en unas jornadas en la Universidad.

 

Etiquetas: 

Menos policía más Renta Básica de las Iguales

Renta Básica das iguais - Xov, 22/11/2018 - 20:19

CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS PERSONAS EMPOBRECIDAS

Asamblea Asturiana por las Rentas Básicas.- En la última semana hemos podido comprobar cómo se ha puesto en marcha una nueva oleada de criminalización de la pobreza. Acompañada incluso por declaraciones de la Consejera de Servicios y Derechos Sociales del Gobierno Asturiano.

Justificación de las visitas policiales para contrastar datos, inclusión en las convocatorias de las visitas a los domicilios para comprobar los correctos gastos de las ayudas, colas para solicitar ayudas a las que se accede por orden de llegada, han instalado la sospecha sobre los perceptores de las ayudas sociales. Fomentando la denuncia y el juicio constante a los demás. Propiciando la pelea entre los que menos tienen.

Las políticas sociales pasan así de poder ser instrumentos contra la pobreza a herramientas contra las personas empobrecidas.

No solo tienes que intentar sostener tu vida precaria con muy escasos recursos, sino que tienes que pelear contra todo un discurso que nos coloca en la diana en la que eres sospechoso como mínimo de fraude. Si se te ocurra criticar alguna de estos medidas, algo tendrás que ocultar.

También es muy llamativo el silencio de las ONGs que trabajan en este ámbito. Un silencio solo roto para decir que técnicamente se puede hacer mejor, no para denunciar la criminalización.

Frente a esta situación creemos que hay que denunciar y proponer alternativas. Una de estas alternativas es la Renta Básica de las iguales (Rbis)

La Rbis es el derecho de todas las personas a tener unos ingresos económicos que les permita satisfacer sus necesidades materiales. Este derecho como todos los derechos, sería individual, incondicional y universal. Y garantizaría el derecho a vivir dignamente para todas las personas.

Sería muy difícil extender y justificar las actuaciones y declaraciones de las últimas semanas si se hubiera conquistado este derecho en Asturies. Si el centro de las políticas sociales fuesen los derechos y no como hasta ahora la gestión de la miseria, nadie se plantearía establecer controles y seguimientos policiales a las personas por ejercer un derecho.

Es hora de parar las políticas contra las personas empobrecidas es hora de impulsar medidas que luchen contra el injusto reparto de la riqueza, es hora de impulsar el derecho a la Renta Básica de las iguales.

Etiquetas: 

Entrevista a Koldobi Velasco, sobre la situación de la mujer en el marco de la pobreza en Canarias

Renta Básica das iguais - Lun, 05/11/2018 - 18:40

lacasademitia.es.- Entrevista en RADIO EL DÍA a Koldobi Velasco, profesora de Trabajo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, investigadora social y vocal de movimientos sociales en la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Diplomados en Trabajado Social de Las PalmasLa situación de la mujer en el marco de la pobreza en Canarias. "No es un caso aislado. Las causas estructurales de la pobreza de la mujer en Canarias" Pobreza que se ha convertido en estructural.

En el modelo económico canario, extravertido, basado en la terciarización, no hay vocación de redistribuir la riqueza. Un capitalismo patriarcal, ecocida y homicida. Se vincula con el empobrecimiento, es estructural y se vincula con el fascismo social. Descarga en la filantropía las obligaciones de un estado que es cada día menos social y de derecho. No es casualidad que haya mayor número de mujeres pobres. La división del trabajo adjudica a la mujer los trabajos peor pagados. A la mujer se le discrimina en salarios y pensiones, porque este capitalismo es patriarcal. Como dice Amaya Orozco, este capitalismo favorece al modelo BBVA: blanco, burgués, varón y adulto. Y en Canarias esta situación se agudiza. En Canarias el estado invierte 75 millones para favorecer a las empresas mediante subvenciones al transporte de las personas que pueden viajar, pero solamente 30 millones en la lucha para erradicar la pobreza.

Toda la entrevista en

Etiquetas: 

[CanariaS] Ante la Renta Social Garantizada de Podemos, una Renta Básica de las Iguales que garantice un reparto real de la riqueza.

Renta Básica das iguais - Xov, 01/11/2018 - 13:25

Una vez más vemos con expectación cómo “Podemos Canarias” debate con los sindicatos, los mismos que siguen anclados en la mentira del pleno empleo y el subvencionismo, para tratar sobre lo que han denominado ‘Renta Social Garantizada‘. De nuevo no cuentan con la participación de los colectivos de base que defendemos modelos de Renta Básica Fuerte para participar en el proceso desde un comienzo.

Es evidente la nula intención de exigir y luchar por una Renta Básica de carácter Universal (que la pueda recibir cualquiera), de forma Individual (por el simple hecho de vivir en Canarias y sin tener que esperar a los veintitrés años y no por núcleo de convivencia o familiar), Incondicional (sin tener que seguir el indigno itinerario de inserción laboral ni el humillante laberinto burocrático para demostrar tu condición de persona empobrecida) y Suficiente (el importe equivalente al umbral de la pobreza establecido, es decir, la mitad de la renta per cápita). Menos parecen querer que una parte de esta renta se utilice comunalmente a través de procesos de democracia directa. Queda claro que no se busca un reparto real de la riqueza aquí producida para caminar hacia modelos de autogestión reales y transformadores.

Las organizaciones y colectivos que venimos trabajando los últimos treinta años en el modelo fuerte de Renta Básica (Renta Básica de las Iguales) hemos repetido una y otra vez que su implementación en nuestra sociedad es sólo una cuestión de voluntad política. Las reuniones se suceden una y otra vez, en la mayoría de los casos sin que las organizaciones de base que trabajamos con estas propuestas y herramientas en la cotidianidad de nuestro día a día, en nuestros barrios y desde la gente que padecemos la precariedad estemos presentes. En los últimos años en Canarias se han hecho estudios de viabilidad, como en de La Orotava en 2011, y multitud de campañas y denuncias para situar a la RBis en el centro de las exigencias de muchas organizaciones que trabajamos en el terreno de los Derechos Sociales en Canarias. A su vez seguimos viendo cómo los poderes institucionales, y lo que es más lamentable para nosotras, desde los partidos de izquierda, que han accedido a las instituciones como es el caso de Podemos, se han instalado en el posibilismo y el pactismo relacionándose para partir de las premisas de los referentes en esta forma de funcionar, los sindicatos que llevan 30 años domesticando a la clase trabajadora, para legitimar su propuesta sobre la ‘Renta Social Garantizada’.  Lejos quedan ya los ecos de la indignación y la voluntad de transformar la sociedad al calor del 15M, en los que la conquista de derechos estaba por encima del circo mediático.

Creemos que la más certera de las colonizaciones del Capitalismo ha sido la de nuestras mentes y nuestro imaginario colectivo. Por ello nos alejamos de la lógica de otros sistemas posibles de organizar nuestra economía más allá del capitalismo, en una realidad demostrada de imposibilidad de pleno empleo, de generación de crisis como necesidad para el sostenimiento del sistema y de negación para reconocer que el Producto Interior Bruto es fruto del trabajo (que no empleo) de todas las personas que formamos esta sociedad. Entender que el capitalismo existe sólo a través de la explotación (se sirve igual del patriarcado o el racismo que de la explotación laboral o la del territorio y nuestro ecosistema). Interiorizar que el problema radica en la desigualdad y no en la pobreza y que sólo acabando con la acumulación de la riqueza se terminarán la pobreza, la precariedad y la marginación a la que nos condenan a la mayoría de la sociedad.

Si hablamos de Renta, deberíamos reflexionar sobre el origen y la naturaleza de la misma. Se pretende instaurar una ‘Renta Social Garantizada Canaria’ establecida en unos presupuestos que debieran ser una herramienta para el reparto. Pues bien, cuesta encajar que en el apartado ingresos exista una aportación equitativa cuando el gobierno ‘vende’ -por una vez lo que aseguran es cierto- Canarias a empresas e inversores como un paraíso fiscal. Ni tan siquiera es de esperar que con los salarios más precarios del estado español se pretenda ingresar mucho en la parte autonómica de las llamadas rentas del trabajo. Tampoco es de recibo, que la niña mimada de la economía canaria, la industria turística, reciba ayudas en forma de inversiones en infraestructuras y promoción por centenares de millones de euros, cuando obtienen unos beneficios en las islas tan obscenos que los mantienen en secreto. Por no hablar del creciente número de personas ricas que va en paralelo con la intolerable desigualdad, sirvan como ejemplo las 4000 personas que en Canarias acumulan el 80% de la riqueza. 

Partimos del hecho de que la actividad humana de 2 millones de personas en las islas genera el PIB, por lo que la idea debiera ser que la propuesta fuera un mecanismo de reparto de las que más tienen hacia las que menos tienen, para lo que es necesaria una reforma fiscal profunda que nadie quiere afrontar. El agotamiento de un modelo económico en las islas totalmente dependiente del exterior, un sector turístico basado en la competitividad y la explotación (cuyos beneficios, en su mayor parte,  acaban fuera de Canarias) o la oligarquía aliada con la patronal que sigue controlando las instituciones, el mercado laboral y la propiedad de la tierra, son algunas de las rémoras que impiden la aplicación de verdaderas políticas sociales.

Una ‘renta social garantizada” debiera contribuir a que todas seamos tratadas con el mismo respeto, como iguales, sin humillaciones, pudiendo disfrutar de unas condiciones materiales dignas, no teniendo  que vernos degradadas haciendo cola para recibir una bolsa de alimentos o un bono de la guagua o dando explicaciones para que no nos quiten la custodia de nuestros hijos/as porque no podemos mantenerlos. Hablamos, por tanto, de un importe suficiente para sostener la vida dignamente (umbral de la pobreza).

Obligar a seguir un itinerario de reinserción laboral a personas que no van a tener nunca la posibilidad de entrar en el mercado del empleo es cruel y malévolo, pues el mensaje que se lanza es de responsabilizarnos de nuestra falta de empleabilidad y mantenernos en la lógica de que si no eres productivo para el sistema (capitalista) eres una carga. Tampoco parece de recibo la fiscalización de nuestra vida privada por parte de los servicios sociales, la larga lista de requisitos para obtener las ayudas no tienen otro objetivo que impedir el acceso a las mismas de la mayoría de hogares que las necesitamos, unas veces debido a normas estúpidas, otras a que se pierden en el laberinto administrativo. La mayoría de las veces porque la ventanilla de la PCI sólo se mantiene abierta unos días y en el fondo el problema es una partida presupuestaria de risa destinada a maquillar las cifras oficiales.

Si queremos realmente transformar la sociedad debemos crear las condiciones para que las mujeres puedan tener autonomía y no sigan cayendo en esquemas patriarcales de pareja para sostenerse, para que los cuidados no sean una carga, para que las personas podamos desarrollar nuestra creatividad fuera de las lógicas productivistas, para que no dependamos de empleos que nos esclavizan, para fomentar lo comunitario respecto a lo individual, para dar una vida digna a las que no la tenemos… Cualquier sistema de reparto tiene que poner la mirada en un futuro sin capitalismo, todo lo demás es caridad aunque le cambiemos el nombre y lo vistamos de ayuda social, Prestaciones de Inserción, Renta Básica Universal, Ciudadana o Renta Social Garantizada Canaria.

Desde la Asamblea Canaria por el Reparto de la Riqueza y las organizaciones y personas que trabajamos contra la precariedad y la exclusión exigimos una Renta que sea un derecho individual, universal, incondicional, suficiente y con potencial transformador, por ello creemos que la Renta Básica de las Iguales (RBis) puede ser una herramienta útil y hoy más que nunca necesaria. Conscientes de que la propuesta requiere de muchas transformaciones en la sociedad proponemos una aplicación progresiva de la RBis y empezar por una primera fase que en cinco años debería cubrir a toda la población en pobreza severa, las pensiones más bajas, los hogares con rentas bajas y menores o personas dependientes así como a los colectivos en riesgo de exclusión. Creemos que con una adecuada política presupuestaria que priorice la partida destinada a garantizar este derecho, destinando dinero de otras partidas, creando impuestos sobre el turismo y poniendo en práctica políticas fiscales solidarias que graven a las grandes empresas y fortunas es posible poner en marcha la RBis en Canarias. Se trata de tener la voluntad política de hacerlo posible. Conscientes de ello seguiremos trabajando y luchando para denunciar la desigualdad en Canarias mientras quienes gobiernan se lo piensan y valoran si acabar con la desigualdad social de manera real, es rentable o no de cara a las elecciones.

Etiquetas: 

Las falacias del debate entre trabajo garantizado contra renta básica universal

Renta Básica das iguais - Mar, 30/10/2018 - 14:34

“En esta sociedad de obligación, cada cual lleva consigo su campo de trabajos forzados… Así uno se explota a sí mismo, haciendo posible la explotación sin dominio”
(B.C. Han, 2012, La sociedad del cansancio).

Juan Agustín Franco. elsaltodiario.com.- En la era de la globalización subyace una idea de la que nadie habla, el elefante en la habitación: la era de la explotalización, y en la que surgen ‘lógicamente’ recetas económicas cocinadas con ingredientes tóxicos como la del Trabajo Garantizado (TG), alta economic cuisine que pretende rivalizar en sabor y nutrientes con la sopa boba que sus chefs atribuyen al menú de la Renta Básica Universal (RBU), para ellos vil ‘ingreso garantizado’.

Hasta ahora se ha aceptado acríticamente y sin discusión que las propuestas de Trabajo Garantizado y Renta Básica Universal pueden ser comparables, ya sea para analizar sus complementaridades o sus antagonismos. Lo cierto es que no tiene ningún sentido económico compararlas. Como la tortilla de patatas y el gazpacho con la hamburguesa y la cocacola. O el jamón ibérico con el jamón york.

De hecho el mayor interés por la comparación (falaz) ha surgido desde el enfoque del TG contra la RBU. Y así, lógicamente, la propuesta de TG se descalifica sola, revelando lo que realmente es, un fraude intelectual que debería llamarse TG-EG (trabajo-garantizado-explotación-garantizada).

O si se quiere ser más preciso y huir de los eufemismos, entonces sería la propuesta del ejem/ejem: empleo-justo-explotación-masiva, empresario-jubiloso-empleado-machacado.
Conviene subrayar una vez más que al menos los teóricos de la RBU son honestos y son conscientes de las limitaciones de su propuesta, que ha de integrarse en un plan de transformación social más amplio, siendo ésta fundamentalmente una medida de transición pacífica hacia una sociedad más justa.

Veamos el decálogo de falacias, críticas infundadas y condiciones del pretendido debate del TG contra la RBU.

1. No es posible compararlas porque no analizan las mismas realidades. Ni teórica ni empíricamente. Ni por sus causas ni por sus efectos. El TG se centra en conductas individuales basadas en el fetichismo del dinero y el empleo, equiparando la RBU a una mera demanda idiota y pueril de ‘garantía de ingresos’. En cambio, lo cierto es que la RBU surge del estudio de relaciones sociales a partir de las categorías de análisis científico del modo de producción capitalista.

2. Sus argumentaciones se realizan en planos diferentes. El TG es esencialmente una propuesta moral, sin ninguna teoría económica del valor, pese a su aparente retórica macroeconómica. Su interés real es la defensa ideológica de su pretendido derecho a odiar a los pobres. Mientras que la corriente de RBU más avanzada la entiende como una medida económica redistributiva sostenida en la teoría laboral del valor y el método dialéctico.

3. La crítica que supuestamente se hace desde el TG a la RBU no existe, es ficticia, puesto que el TG no debate sobre ninguno de los conceptos que definen a la RBU, ni siquiera en su versión más débil. No dice nada de su carácter universal ni de su carácter individual ni de su carácter incondicional. Discute sobre un concepto desnaturalizado, vacío de contenido, inexistente e irreal que nadie reclama. Lo mínimo que puede esperarse de un debate académico honesto y no tendencioso es no caricaturizar el objeto o tema de nuestro estudio.

4. Respecto al carácter universal. No dice nada porque la restringe a una aplicación selectiva orientada al colectivo de desempleados (enfrentados contra los asalariados monopolistas del empleo). Equiparándola a los subsidios y las ayudas sociales. Desde la óptica del TG lo único que se concibe como universal es la mercantilización del trabajo.

5. Respecto al carácter individual. Tampoco dice nada debido a su ceguera microeconómica deliberada sobre la misma, derivada de su ausencia de una economía política de la pobreza y la desigualdad, sustituida por una concepción moralista de ellas. Se refugia en un análisis agregado supuestamente aséptico y libre de todo prejuicio para ocultar su carencia fundamental (por lo que se apoya como un clavo ardiendo, sin reconocerlo, en la teoría neoliberal del capital humano).

6. Respecto al carácter incondicional. Ni lo contempla. Toda su visión orbita alrededor de un agente, el Estado y una finalidad innegociable: el empleo. No reflexiona, ni le interesa hacerlo, sobre la posibilidad y necesidad de superar la relación salarial. Al ignorar la teoría laboral del valor, ignora también sus consecuencias, como la explotación. Y si no concibe la explotación, tampoco tiene sentido la incondicionalidad de la RBU, esto es, cubrir las necesidades básicas al margen del mercado de trabajo (privilegio sólo al alcance de unos pocos, rentistas y acaudalados propietarios).

7. Desde el TG se criminalizan con furor los fines que persigue la RBU, cuestionando su innecesaria reflexión sobre la financiación y ocultando, así, la violencia de los medios que el TG propone (la explotación garantizada) para lograr aparentemente los mismos efectos que la RBU. Comparte de este modo el espíritu posmoderno neoliberal que contribuye al déficit de libertades y democracia y al populismo punitivo.

8. La Teoría Monetaria Moderna (TMM) que da sustento al TG y a la figura del ‘Estado empleador’ se basa en la teoría del capital humano característica del paradigma neoliberal, que concibe el trabajo no como una relación social de clases en conflicto sino como una conducta racional individual regida por el principio de la maximización de beneficios. Nada que ver con la orientación anticapitalista de las concepciones de RBU más radicales y revolucionarias.

9. La óptica del TG no plantea ninguna reflexión feminista, ningún debate sobre el trabajo de cuidados y otros trabajos no remunerados. Tampoco sobre cómo garantizar la corresponsabilidad de los hombres en los trabajos de cuidados.

Tampoco discute sobre la precariedad laboral y la desvinculación progresiva entre tener trabajo y cobrar un salario cada vez menor. Su lógica empresarial sólo le permite ver la educación pública como el departamento de recursos humanos de las empresas y, por otro lado, ver el desempleo como un déficit de políticas de activación del empleo, de falta de espíritu emprendedor, de insuficiente inversión en empleabilidad y movilidad.

10. Ignora también la ley de la tendencia al descenso de la tasa de ganancia, lo que implica una explotación creciente y destrucción de la fuerza de trabajo. Haciendo inviables e incompatibles la orientación de clase del Estado (burgués) y su omnisciente cobertura de empleo garantizado. O una cosa o la otra, pero no ambas. O se tiene soberanía monetaria o no se tiene, pero no las dos a la vez.

El supuesto debate del TG se realiza desde un ángulo muerto, desde el que es imposible ver nada, el ángulo del Estado-nación soberano y emisor de su propia moneda. En un mundo en el que la mayor parte del dinero que circula es dinero bancario. La teoría monetaria moderna deviene en teología monetaria anticuada.

Estas falacias se cierran en dos, la superioridad moral del TG sobre la RBU y el vaciamiento del carácter macroeconómico innegable e indiscutible de la RBU. Con estas premisas el debate ya está servido, la conclusión ya alcanzada y el intrusismo plenamente garantizado.

¡Ale, a comer! Disculpen, me retiro un momento, que me entra la tos, ejem…, ejem…

Etiquetas: 

Intervención sociocomunitaria. Revitalizando un barrio.

Renta Básica das iguais - Mar, 18/09/2018 - 21:51

Carmen Alemany Panadero

En Madrid tienen lugar cada día decenas de pequeños proyectos sociocomunitarios. Estos proyectos buscan revitalizar un barrio a través de la participación de los vecinos, la reinvención de los espacios, la cooperación mutua, la convivencia vecinal, la detección de necesidades sentidas por la comunidad, el fortalecimiento de la comunidad para la toma de conciencia de sus necesidades y para la acción en pos de un cambio. En este proceso, los protagonistas son los vecinos. Los profesionales de las organizaciones adoptan un papel de facilitadores.

San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde) es un barrio azotado por el desempleo, la pobreza, las infraviviendas y la exclusión social. Las asociaciones de vecinos han denunciado reiteradamente el abandono institucional, la inseguridad, el deterioro de las vías y mobiliario público, la desidia de la Administración, la inseguridad, la venta de drogas y la proliferación de bandas. En San Cristóbal existe el Proyecto Autobarrios, diseñado en 2012 por el colectivo Basurama en colaboración con diversas asociaciones vecinales, con la implicación de vecinos, jóvenes del barrio, entidades sin ánimo de lucro, instituciones y empresas. Esta plataforma definió, Autobarrios SanCristobal, como "un proceso colectivo de reactivación de un lugar abandonado, reinventando su función y uso, mediante la construcción de un espacio urbano sugerente por y para los jóvenes y vecinos del barrio". El proyecto recuperó y rehabilitó un espacio bajo un puente, que los vecinos han bautizado como El Puente de Colores. Pintaron las paredes, crearon murales, construyeron mesas y bancos de madera, creando un espacio hermoso y acogedor donde antes sólo había gris hormigón. Se proporcionó capacitacion a los jóvenes para autogestionar el espacio, convirtiéndose en gestores culturales de su propio espacio comunitario. En el Puente de Colores, se organizan campamentos urbanos, ciclos de cine de verano, talleres, exposiciones, actividades, e incluso una edición del TEDxMadrid. Entre los artífices de este proyecto se encuentra el colectivo Basurama, Boamistura, la Fundación Montemadrid, Educación, Cultura y Solidaridad, Asociación Vecinal La Unidad de San Cristóbal, Collectif etc, y varias empresas y organizaciones.

Este no es el único proyecto sociocomunitario que se ha realizado en Madrid. En la Cañada Real el colectivo urbano Boa Mistura ha pintado varios murales coloridos en los muros del Sector 6, embelleciéndolos con color y con letras de canciones. Cuentan los miembros de este colectivo que una vecina de La Cañada Real, de nombre Paqui, comenzó a cantar El alma no tiene color en una reunión de vecinos, cuya letra es un poema de Antonio Remache. Esta anécdota les sirvió de inspiración para llenar los muros de colorido, adornándolos con las letras de este poema convertido en canción.
La Cañada Real es un asentamiento irregular, estigmatizado por la venta de droga, la pobreza y la exclusión social. Los vecinos mostraron su alegría por el nuevo aspecto de su barrio, con muros en colores rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa y azul. Este proyecto se combina con el resto de iniciativas organizadas por diversas entidades como el Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) de Accem y Fundación Secretariado Gitano, el programa Participación y Desarrollo de El Fanal.

Otro de los proyectos que podemos encontrar es la Red de Huertos Urbanos de Madrid. Como ellos mismos explican en su web, es una iniciativa impulsada por ciudadanos que se dedican a la agricultura comunitaria en la ciudad de Madrid. Los huertos urbanos pretenden visibilizar la agricultura urbana madrileña y las inquietudes de muchos vecinos por una ciudad más sostenible. Los huertos favorecen la convivencia vecinal, la creación de vínculos entre los vecinos, el apoyo mutuo, la autogestión, la cooperación, y permiten avanzar hacia un modelo de ciudad más amable, ecológica, saludable y sostenible. Para pertenecer a la red de huertos urbanos, los requisitos son únicamente cultivar en ecológico, ser un espacio público y funcionar de manera autogestionada.

Asimismo, los vecinos de La Perla, en Usera, también han podido participar en un proyecto sociocomunitario. La Perla es una urbanización de viviendas de la EMVS, ubicadas en el barrio de San Fermín (Usera), también muy afectados por el paro, la pobreza y la exclusión social. El objetivo de este proyecto es la mejora de las condiciones de vida de los vecinos, y se han llevado a cabo 70 actuaciones sociales, culturales y educativas. Los participantes han recibido cursos de formación ocupacional, entre ellos uno de mantenimiento de edificios, y ellos mismos han aplicado los conocimientos adquiridos para mejorar el mantenimiento y aspecto de sus viviendas. Las actividades incluyen jornadas de sensibilización e implicación en el cuidado del entorno, educación de mascotas, recogida de residuos y embellecimiento del entorno. También se ha proporcionado a los vecinos información y orientación sobre derechos y obligaciones de los inquilinos de las viviendas, interpretación de facturas, ahorro en suministros, gestiones administrativas, y búsqueda de En el proyecto han participado la Asociación Proyecto San Fermín, con la colaboración de la Junta de Distrito de Usera, y otros agentes sociales.

En Arganzuela, los vecinos cuentan con el Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), que fomenta el abordaje de los problemas y necesidades expresadas por los vecinos, la protesta, la participación, la cooperación y la convivencia vecinal. Ofrecen actividades, cursos y talleres (como uno de autorreparación de bicicletas, patronaje y costura, idiomas, arte), asesoramiento colectivo sobre vivienda y derechos, una huerta autogestionada, y actividades lúdicas, festivas y reivindicativas para la mejora de la calidad de vida de los vecin@s. Tras una serie de reivindicaciones, EVA ha logrado que el Ayuntamiento les ceda 1.000 m2 del Mercado de Legazpi. Desde entonces, EVA dispone de un espacio fijo para su proyecto. Este espacio se gestiona por una asamblea abierta y democrática de vecinos.

En Madrid también existen iniciativas de teatro social y de arte social impulsadas por vecinos y por pequeñas agrupaciones teatrales o artísticas.
El Teatro Social incluiría aquellas representaciones teatrales, que tratan una problemática social, política, o de tipo reivindicativo. Las obras son fruto del diálogo entre las personas que integran el grupo, y recogen sus inquietudes, sus luchas diarias, y las necesidades y preocupaciones de personas y colectivos. El teatro social permite la reflexión, la expresión y la posterior protesta organizada, pudiendo constituir una herramienta de transformación social. En Madrid s ehan realizado iniciativas en Lavapiés, organizadas por grupos como La Rueda o Toma Teatro.

También existen iniciativas de movilización social impulsadas por la música, como Voces para la Justicia Social. Este coro se integra en el grupo de investigación Gice (Cambio educativo para la Justicia Social) de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Madrid. En el ámbito del 15M destaca la Solfónica, que emplea la música y la canción para denunciar situaciones y reivindicar cambios para una sociedad más justa. Estos grupos permiten la participación de cualquier ciudadano, y contribuyen a la expresión de necesidades, la protesta, la reivindicación, la cultura, la cooperación, la solidaridad y la participación.

Etiquetas: