Renda Básica das iguais

Cómo evaluamos la decisión del gobierno de Finlandia en la historia de la RBis en el Estado español

Renta Básica das iguais - Mér, 18/01/2017 - 20:28

La Renta Básica de las iguales (RBis) tiene un largo recorrido

José Iglesias Fernández.- El gobierno de Finlandia anuncia “el inicio de un experimento para valorar la implementación de una renta básica a nivel nacional”.[1]  ¿Qué valor histórico y social tiene esta decisión?  Para los que venimos proponiendo, divulgando y luchando por la Renta Básica de las iguales (RBis) más allá de una prestación social, sino más bien como un derecho ciudadano, [2] la aprobación y el ensayo marca un hito categórico e invaluable. Lo explicamos. 

Los pensadores griegos ya debatían sobre la importancia de entender la igualdad y prevenir contra los abusos que los regímenes expropiadores sometían a las poblaciones en cada momento. A su vez, tomando como punto de partida las reflexiones de los presocráticos, las rentas básicas nacen como unas propuestas sociales para enfrentarse a las desigualdades crónicas que perviven a lo largo de la historia de las sociedades clasistas. [3]

Dando un salto en la historia de la humanidad, y situándonos a mediados del siglo XIX, autores como Marx estudian la lógica depredadora del capitalismo, y explican como la explotación de la fuerza de trabajo y el despilfarro de los recursos naturales forma parte del ADN que alimenta este sistema social, y son las causas que originan las desigualdades. [4] La conclusión que se desprende de este trabajo es que hay que destruir el sistema, pues no hay solución intermedia.

La crisis que se viene incubando dentro del capitalismo, y que irrumpe a finales de 1970, y ante denuncias desde el ámbito civil, hace que, en la Comunidad Económica Europea (CEE), se planteen recomendar a los gobiernos nacionales aplicar algún tipo de política, que mitigue las nefastas consecuencias de unas tasas de paro, la precariedad laboral, de muy bajos salarios y de unos niveles de pobreza que se disparan y que se pensaba el sistema ya había resuelto.

De hecho, en 1983, lo que se conocería más tarde como la Red Europea para el Ingreso Básico (BIEN),[5] un grupo de profesores se reuniría en la Universidad de Lovaina (Bélgica) para proponer y difundir lo que en aquel momento llamaron el salario universal. [6] Seguramente como resultado de ambas decisiones, nos precisan que “la elección presidencial de 1988 acelera este proceso, dado que la puesta en marcha de una renta mínima figura en la Carta a los franceses del candidato François Mitterrand: «Pediré, por lo tanto, al próximo gobierno que sea concedida una renta mínima a las víctimas de la nueva pobreza» […] Así, la ley que instaura la renta mínima de inserción es aprobada por unanimidad en las dos asambleas y promulgada finalmente el 1 de diciembre de 1988”.[7] Esta aprobación servirá de referencia a los demás gobiernos de la CEE que, paulatinamente, sin mucha prisa y con grandes cortapisas para obtenerla, irán implantando las llamadas rentas mínimas de inserción (RMI) en sus territorios.

Son varias las razones por las que las RMI no pasaron de ser simples programas de limosna pública. Una que se suele ignorar es la caída del muro de Berlín el 10 de noviembre de 1989, casi un año después de que el gobierno francés la hubiese aprobada. Los gobiernos europeos se encontraron que ya no necesitaban programas de legitimación para mitigar la ideología del bienestar social que provenía del bloque socialista. Pero el freno, por no decir el fracaso total de las RMI, tiene que ver mayoritariamente con la implantación y extensión planetaria del neoliberalismo. Sin oposición ideológica, el capitalismo impuso su lógica de acumulación de la riqueza con que abríamos estas reflexiones; y, como consecuencia, las RMI pasaron a ser un mero tema de estudio académico para investigadores dentro del sistema.

Ya en el Estado español, “la primera vez que empezamos a proponer y difundir la propuesta con el nombre de Renta Básica (RB) es a partir de 1994.[8] Pero al año, ya publicábamos un artículo más extenso, [9] donde comenzamos el trabajo de desarrollo de los aspectos conceptuales de la RB con más profundidad y rigor. Simultáneamente, participábamos en la fundación de la primera asociación estatal dedicada a la divulgación de esta incipiente propuesta: AREBA: Asociación Renta Básica, 1996. Uniendo fuerzas y voluntades, en noviembre de 1998 se celebraría en Barcelona el Primer encuentro sobre la Renta Básica, impulsado por AREBA, la Fundación de Estudios Marxistas (FIM) y Baladre,[10] un movimiento social de amplia implantación en el territorio español, que ya desde 1978 se dedicaba a proponer una ayuda social de carácter universal y, preferentemente, a la coordinación de luchas contra el paro, el empobrecimiento y la exclusión social. Fruto de este encuentro, se redactó el Primer Manifiesto sobre la Renta Básica [11] y se fundó la revista Cuadernos renta básica, nº 0, en el que aparece publicado. A partir de este encuentro, se establecieron dos formas ideológicas de entender y defender la renta básica: un modelo convencional (débil o respetuoso con el capitalismo); y otro modelo crítico (fuerte o instrumento contra el sistema), y que coincidimos sus defensores en llamarla Renta Básica de las iguales (RBis).[12] Desde entonces hasta ahora, 2016, son muchas las publicaciones (libros, revistas, internet), conferencias, congresos, charlas, manifestaciones, campañas, marchas, profundizando, explicando y reivindicando la RBis.

Finlandia como ejemplo

Con este historial de propuestas y luchas sociales, es de entender que la experiencia de renta básica que se propone el gobierno finlandés llevar a cabo en aquel país lo recojamos como parte positiva de un proceso que se enmarca en unos mínimos que también hemos establecido y exigimos para las personas ciudadanas del territorio español: un derecho individual, universal, incondicional y creadora de riqueza y convivencia comunal.

En el caso finlandés, su proyecto es bastante más austero: su finalidad es “rediseñar el sistema de seguridad social para afrontar los cambios del mercado laboral y cómo podría hacerse que promoviera la participación activa, proporcionando mayores incentivos para trabajar, así como reduciendo la burocracia y simplificando el sistema de subsidios […] La RB se establece para un período de duración de dos años; un colectivo de parados sin subsidio de 2.000 personas elegidas entre 25 y 58 años y mediante un muestreo aleatorio entre 175.000 personas; una cuantía de 560 euros mensuales libres de impuestos; y sin contra prestaciones para cobrarla, es decir, sin contactar o someterse al control de la Seguridad Social”. Existen algunas limitaciones como “iniciar el servicio militar, empezar a cobrar una pensión y mudarse fuera del país; y que en caso de encontrar empleo, “los participantes seguirán cobrando esta renta básica, aunque una cantidad equivalente se les deduciría del cobro de determinados beneficios sociales”. [13]

El experimento legislado por el gobierno de Finlandia tiene su mérito, especialmente si lo situamos en un contexto de neoliberalismo agresivo en auge, en el que los objetivos son disponer de un mercado laboral europeo en régimen de zona franca: mano de obra a la carta, con contratos basura, salarios de miseria, despido libre y gratuito, horarios indefinidos y sin horas extras, movilidad geográfica total, pensiones privadas a cargo del trabajador que pueda pagarlas, etc. [14] Los datos son demoledores: las pensiones pierden poder adquisitivo; la duración de un 25% de los contratos es de menos de una semana;  el paro crónico sigue en el nivel de los 3,3 millones de personas, casi un 18% del total (menores de 25 años el 42%); los salarios reales (poder adquisitivo) han caído un 3,7 desde el 2007 ( las mujeres ganan 1/3 menos que los hombres); más de 6 millones de trabajadores cobran por debajo del salario mínimo; subidas de la luz, el gas y otros servicios básicos, que afectan más a los ingresos más bajos; los desalojos de vivienda seguirán su curso mientras, a su vez, anuncian que los precios subirán en más de un 5%; pérdida o reducción de derechos de negociación colectiva; degradación de las categorías profesionales; desaparición gradual del derecho a la antigüedad; reducción de las medidas de seguridad laboral y salud, así como de la protección ante la contaminación ambiental y manipulación de mercancías tóxicas; etc. Con todos estos descensos en los principales indicadores de bienestar, no debe sorprendernos que una de cada cuatro personas sea pobre de solemnidad (muchas con empleo). Hay otros indicadores que asustan y van en aumento, como la violencia de género, la homofobia, el racismo, etc.

De aquí que los defensores de la RBis, veamos con buenos ojos el proyecto finlandés, pero por ello no dejaremos de insistir y explicar la importancia de emplear los dos ejes de la misma: en una sociedad como la capitalista, se necesita un mecanismo que redistribuya la renta en el corto plazo, pero que simultáneamente cumpla su papel de instrumento para combatir el capitalismo. Sino la pobreza y la desigualdad la tenderemos siempre con nosotros. 

Voluntad política 

No hace falta ser un experto para afirmar que todos los países que componen la eurozona de Europa  producen la suficiente riqueza como para legislar un modelo de RB, pero que vaya más allá de la limosna que suponen las rentas mínimas de inserción. Sin embargo, como señalábamos al principio, la propuesta que se viene reclamando, más débil o más fuerte, desde 1983, no encuentra voluntad política en los partidos y menos en los gobiernos. Aquí debemos recordar como el referéndum por una RB celebrado a propuesta del gobierno de un país rico, como Suiza, pero sin el apoyo del gobierno ni de ningún partido, tuvo un resultado descorazonador; el 78% de los residentes la han rechazado. En Suiza hay mucha riqueza pero no hay ninguna voluntad política. Y, por ahora, la gente de aquel país no le visto las orejas al lobo.

De momento. Porque alguien dijo que los derechos ciudadanos se ganan con las luchas sociales, pero también se pierden sin ellas. Pero en la medida en que se robotizan las faenas y se pierden los empleos, en la medida que se generaliza la pobreza a causa del paro y de los recortes en servicios públicos dedicados al bienestar social, ese porcentaje de la población sensibilizada irá en aumento, y “tarde o temprano”, comenzará a movilizarse. En el capitalismo planetario, nadie está a salvo… Sólo los ricos. 

Barcelona, 1 enero del 2017

Etiquetas:

Nuevas reflexiones sobre el funcionamiento del Fondo Comunal de RBis

Renta Básica das iguais - Mar, 10/01/2017 - 13:58

Todo lo que puede suceder, sucede. Hugh Everet III

Dos cuestiones sobre la RBis que reclaman alguna reflexión

José Iglesias Fernández, Miembro de Baladre.- Primera cuestión. Durante la fase financiera, es decir, mientras aún no hay riqueza comunal, el ingreso de la RBis tiene que ser necesariamente a partir de bancos y permanecer en los bancos, esto permite a los bancos A) aceptarla como aval de créditos, B) crear a partir de ella dinero financiero-deuda.

Esto pasaría, como ocurre con el dinero de las pensiones y otras rentas, cuya capacidad de consumo no es utilizada en el momento y pospuesta para el futuro (ahorro).

Segunda cuestión. Si la RBIS supone quitar a los ricos el 50% de su riqueza, pero se le devuelve en forma de deuda.... no sé si me explico. A lo que voy es que ese cincuenta por ciento termina regresando en tanto que la gente está pagando con la RBis las deudas que contrae con ellos. No habría que decir algo, a lo mejor ya se ha dicho pero a mí me ha pasado desapercibido, ¿que ese dinero no podría ser usado por los bancos para expandir el crédito? ¿Crear dinero de la nada? [1]

Ahora bien, ¿Por qué permanecer pasivo?

Aspectos conceptuales previos

1.- Decimos que la percepción de la RBis, por ser de titulación individual, la cobra cada persona ciudadana. Sin embargo, esta cantidad se divide en dos partes: el 80% en mano y el 20% comunal.   La primera es de libre disposición de la persona; la segunda pasa directamente a constituir y engrosar el Fondo Comunal de RBis (Focorbis). El responsable de pagarla e ingresarla en la cuenta de la persona ciudadana y en la cuenta del Focorbis es el Estado, que es el ente público con poder y capacidad de recaudar, mediante la combinación del sistema fiscal y la reasignación del gasto público, el 50% del PIB que exige mantener esta definición del umbral de pobreza. [2] Así mismo, el Banco Central Europeo es el ente público responsable de emitir dinero y gestionar la política monetaria de los países miembros; el dinero a percibir como RBis seguirá en manos de entidades públicas y privadas, con sus conocidas consecuencias especulativas. Más abajo veremos cómo podemos neutralizar mínimamente estas perversiones. Aquí es oportuno recordar que la RBis, como mecanismo de redistribución de la renta poco o nada puede hacer; su interés está en utilizarla como instrumento contra el sistema. O nos salimos del capitalismo, o esto es inevitable.

2.- La titulación, decisión y gestión del Focorbis recae sobre la comunidad. ¿Quién es la comunidad? A modo de ejemplo, supongamos que las fuerzas sociales dentro de la Comunidad de Navarra [3] consiguen reconvertir su actual <<renta garantizada>> en RBis. Esto daría derecho e implicaría que los habitantes de esta Comunidad se reuniesen periódicamente para decidir qué mecanismos asamblearios utilizarían para seleccionar que proyectos comunales tendrían prioridad, y en los que invertirían los recursos comunales acumulados en el Focorbis. Estos nuevos bienes (esencialmente en la forma de capital comunal productivo) pasarían a formar parte de la nueva acumulación de propiedad comunal de la Comunidad, que tampoco podría enajenarla.

3.- Hemos de pensar que la implantación de la RBis se hará mediante un proceso en el cual se incorporen anualmente un número de personas pertenecientes a los grupos más marginados de la sociedad: mujeres maltratadas, sin techo, personas paradas de larga duración, etc. Aparte de suavizar las exigencias de cobertura financiera, también hemos de pensar que, entre las personas beneficiarias, muchas de estas podrían incorporarse como mano de obra en los proyectos (agentes activos) que el Focorbis decida crear y financiar.

Potencialidad del Focorbis

4.- Dadas estas premisas, habría que estudiar cuales son las posibilidades que las entidades existentes de la banca ética disponen para manejar las cuentas individualizadas en las que el Estado (o gobierno foral) abonará el volumen de las RBis en mano, y el de la cuenta receptora de la RBis comunal. En caso que ninguna de las modalidades existentes de banca ética pudiese satisfacer legalmente este servicio, habría que pensar que el Focorbis fundase y dispusiese de su propia banca comunal. [4]

5.- Otro elemento positivo sería el estudio de las posibilidades y flexibilidad para emplear monedas comunales [5] donde la comunidad correspondiente lo considere oportuno.

6.- Así mismo, gente perceptora y con conciencia de RBis, podría trabajar voluntaria y gratuitamente en actividades comunales promovidas con las inversiones del Focorbis. La RBis les da la oportunidad de ejercer una actividad vocacional y profesional, al igual que prestan un servicio a la Comunidad, una manera de devolver la aportación que hacen estas personas beneficiarias a la consolidación de la RBis y la creación y acumulación de riqueza productiva comunal.

7.- Si nos imaginamos algunas inversiones de proyectos concretos, rurales y urbanos, quizás podríamos incorporar más propuestas amigas:

  • Un grupo de soberanía alimentaria recupera unos comunales en un pueblo de Navarra. Busca asesoramiento inicial para la explotación de estas tierras con prados, bosques y posibilidades ganaderas. Aparte del apoyo financiero por parte del Focorbis, los de permacultura  tendrían mucho trabajo previo que realizar en el asesoramiento y despegue de este proyecto.
  • Procesos municipales. Un grupo de barrio propone la creación de un centro de salud o escuela infantil. Así mismo, la gente de barrios como los de Buenos Aires (Salamanca) y Parke Alcosa (Valencia); o grupos como Alambique (Xixón) y Berri-Otxoak (Barakaldo), tienen conocida experiencia y proyectos para dar salida a la renta básica comunal acumulada en el Focorbis.
  • El Cafebrería Tifinagh. Este sería un buen ejemplo que responde a todas las características mencionadas: financiación si apelar a avales personales, no endeudarte y pagar intereses, simplificación de cargas laborales, forma de combinar servicio a la comunidad con realización personal, etc.
  • Muchos de los proyectos que buscaron, o buscarán, financiación en la banca ética, podrían ser realizados con dinero del Focorbis.

A todos estos proyectos, se pueden incorporar gente con profesiones y oficios, personas militantes y voluntarias, etc., especialmente aquellas personas que están deseando combinar nuevas formas de vida comunal con las luchas contra el sistema.  

Reflexión primera cuestión

8.- Estas políticas permiten liberar buena parte del dinero de la RBis en mano y de la totalidad de la RBis comunal de los circuitos crediticios y financieros del sector privado (bancos, cajas, entidades de ahorro y crédito, etc.). Es decir, y respondiendo a la primera cuestión:

“El ingreso de la RBis [no] tiene [porque] ser necesariamente [controlado] a partir de bancos privados ni entidades privadas financieras y permanecer en los [mismos, lo cual no da esta posibilidad] a los bancos [de]:

  1. Aceptarla como aval de créditos,
  2. [Ni] crear a partir de ella dinero financiero-deuda”.

Hay capacidad operativa para sustraer y aminorar bastante el impacto de la acción especulativa/ficticia que ejercen las entidades privadas relacionadas con la circulación y la creación de dinero. De todas maneras, me voy a estudiar más técnica y detenidamente cómo operan los flujos monetarios dentro del capitalismo.

Comunidad Foral de Navarra

Población 1 enero 2016: 640.339 habitantes
PIB per capita 2015: 28.682 euros anuales
Umbral de pobreza 2015: 14.341euros anuales
RBis en mano 2016: 11.473 euros anuales
RBis comunal 2016:   2.868 euros anuales
5% perceptores RBis anuales: 32.017 habitantes
Ingreso Focorbis 2016: 32.017 x 2.868 = 91.831.016 euros
Dinero a invertir en bienes comunales: 91.831.016 euros

Fuente: Elaboración propia con datos de http://www.datosmacro.com/ccaa/navarra 

Reflexión segunda cuestión

9.- Esta cuestión [6] mezcla dos instrumentos y los dos momentos en los que los proponemos conseguir: el de la RBis con el de la Riqueza Comunal (RC), que nace del anterior, pero es diferente y tiene otras implicaciones:

  • En el momento que proponemos y estamos luchando por la RBis, la cuantía a distribuir es la del 50% del PIB (mitad de la renta per capita) entre toda la población; a nivel individual, 80% en mano, y el otro 20% comunal.
  • En el momento que decidamos luchar por el instrumento RC, la cuantía teórica a distribuir es el 100% del PIB o renta per capita. Si tomamos los datos de la Comunidad de Navarra como referencia, su PIB fue de 18.246 millones de euros, de los cuáles el 10% o 1.824,6 millones se destinaría al Fondo de Compensación (pago por nacionalización); otro 70% o 12.772,2 millones se destinaría al Fondo de Reproducción de la Vida Humana (recursos destinados al consumo); [7] y el último 20% se destinaría al Fondo de Equilibrio de la Naturaleza (amortizaciones y reposición de los recursos naturales).


10.- Con el instrumento de la Riqueza Comunal, renta per capita, estamos hablando de disponer de un poder popular como para nacionalizar la riqueza productiva y evitar las consecuencias internacionales que traería consigo la confiscación. Es un supuesto utópico que hemos diseñado y apostado porque sí. ¿Razones?, las que ampara la legalidad capitalista internacional. [8] Es la apuesta por la Utopía. En este sentido, la combinación de la utopía con la respuesta de los poderes capitalistas planetarios,  sería también aconsejable leer Ecotopía, de Ernest Callenbach.[9]

11.- Los recursos del Fondo de Reproducción de la Vida Humana se emplearán, no según las pautas despilfarradoras del <<consumo>> capitalista, sino respondiendo a las exigencias de la sociedad del buen vivir, de acuerdo con la filosofía de Epicuro. [10] Somos conscientes que el capitalismo es voraz, tanto con los recursos humanos como naturales; que el mayor consumidor (malversador) es el propio sistema.

12.- Por lo demás, parte de las observaciones anteriores cambian, ya que el sistema bancario y crediticio sería comunitario, por tanto estaría en manos de las comunidades, así como el resto de los demás recursos naturales y productivos.[11] Así mismo, asumida la idea de nacionalizar y no confiscar, con lo que se produce anualmente, los primeros 10 años de vida del proyecto, el valor estimado justiprecio del capital productivo se devuelve a sus propietarios capitalistas en renta vía ese 10% de compensación. Finalizado este período, se acabó la devolución y se acabó la relación con ellos.[12]
Final, por ahora

13.- Seguro que seguirán más reflexiones, sobre todo pensando que estas son muy improvisadas. Algunos temas los he dado por sabidos, aunque constato que el tema del proceso municipalista y de las sociedades comunales como alternativas veo que apenas hay reflexión sobre ellos en los grupos que transitan por  Baladre; o al menos los reflexionamos desde diferentes coordenadas. Entiendo que el día a día gasta, y la sobre vivencia material que supone todavía mucho más, por lo que no hay tiempo para predicar y dar trigo. ¡Veremos, dijo un ciego…! Porque todo lo que tenga que suceder, sucederá.

José Iglesias Fernández
Barcelona, 27/28 diciembre del 2016

Etiquetas:

Finaliza la primera Campaña de la Renta Básica del Paìs Valencià

Renta Básica das iguais - Ven, 06/01/2017 - 13:29

Aquí dejamos dos vídeos del final de la primera Campaña de la Renta Básica del Paìs Valencià así como un víede de la entrega de firmas y conclusiones previas. Todo estos vídeos han sido realizados por el Projecte AU Valencia.

Etiquetas:

Charla - Debate en Bétera, "La Peña", por la Renta Básica del País Valencià

Renta Básica das iguais - Ven, 06/01/2017 - 13:21

Es momento de comenzar a comprender que entre todas debemos buscar un modo más digno y solidario de vivir...
La renta básica incondicional, universal, para todas, debe ser un punto de partida y no un fín en sí mismo, una ayuda para re-pensar qué vamos a hacer aquellas que hemos quedado excluidas pero que deberemos seguir adelante de algún modo.

Etiquetas:

La comunidad, la base de la transformación social

Renta Básica das iguais - Xov, 29/12/2016 - 20:48

De los distintos modelos de rentas básicas, el “intelectualismo” o el juego institucional, opinan Manolo Saez y Jesús Arteaga en ésta entrevista, de la que publicamos un extacto. Leer entrevista completa

¿Por qué tanta polémica en cuanto a las diferentes modalidades de renta básica, o si debe anteponerse el trabajo garantizado?

MB- Cuando tú constituyes un planteamiento como vanguardia y verdad, tenemos un problema. Todo esto viene de un proceso muy largo. “Gente de Baladre” empezó a trabajar la propuesta en 1984, y durante 20 años el ninguneo fue permanente. Gracias a sectores de la economía crítica –y me refiero a personas como José Iglesias Fernández o Josep Manel Busqueta-, le conseguimos dar a la propuesta una potencia mayor. Pero en las primeras Jornadas sobre la Renta Básica, celebradas en 1998 en Barcelona, algunos sectores de la academia iniciaron el camino de colocar la iniciativa en los carriles del sistema; de modo que potenciaron el que sólo hubiera una lectura de la renta básica, la de la ciudadanía universal. Pero nosotros continuamos con el desarrollo de nuestra idea. Actualmente hay tres modelos. El de las Rentas Mínimas de Inserción, orientadas a sectores en exclusión, que se abonan con algún tipo de contraprestación; en segundo lugar, la Renta Básica Universal como mecanismo de redistribución de la renta, sin contrapartidas ni contraprestaciones; y por último, la Renta Básica de las Iguales (RBI), línea por la que apostamos en Baladre. Ponemos el acento en que la RBI nos ayude, durante el proceso, a generar comunidad; y también a disponer de bienes y servicios, no sólo de dinero.

¿Consideráis que en la izquierda tiene un peso excesivo el “intelectualismo” y la argumentación académica, que hay militantes a quienes se les valora por el currículo de publicaciones y doctorados?

-MB : No sólo tienen un peso excesivo. Hemos confundido el conocimiento con el conocimiento académico. Es como si unas minorías quisieran darnos a entender que la construcción de experiencias y de la vida sólo viene de los profesores y de la academia. Sin embargo, éste es un conocimiento muy sesgado y mercantilizado; además, lo que estamos comentando remite a un pequeño drama que sufrimos los pequeños colectivos sociales: vemos que no tenemos voz en distintos ámbitos de comunicación que deberían ser los nuestros. Así pues, creo que hace falta una visión holística de lo que están generando nuestras vivencias; no sólo el enunciado de abstracción y análisis, sino mostrarnos la vida y el pensamiento con toda su tensión. De eso andamos totalmente escasos.

Por otro lado, ¿se puede esperar algo de la política en el marco de las instituciones? ¿Sois partidarios de entrar en el “juego” parlamentario?

MB: Hay una expresión que repito mucho cuando me llaman a compartir experiencias o prácticas de formación en Podemos, Bildu, la CUP o las mareas. Les digo que es duro ocupar la casa del amo, ya que éste tiene estructuras y normas. Que lo hagan, de acuerdo, para frenar en lo posible las políticas del amo, pero no podrán hacer nada más, ya que los cambios reales están afuera; la base de la transformación está en las comunidades y la cotidianidad. Y esto hay que decírselo a los compañeros con cariño, para que no te venga luego el secretario judicial o el tribunal de turno de la institución y te diga que tal cosa no puede hacerse. Lo que más les pido a los compañeros –y lo digo, aunque éste no sea mi recorrido- es que conciencien a la gente de que dentro no hay cambio posible… aunque después no les voten. Allí dentro no podrán hacer lo que quieran. Eso se lo tienen que explicar a sus votantes. Insisto, lo institucional ha de servir para generar más oxígeno al afuera, no al adentro.

Etiquetas:

Renta Básica en Benetusser APP-CGT-Valencia

Renta Básica das iguais - Lun, 28/11/2016 - 20:32


Projecte AU Valencia.- Es momento de comenza ha re-pensar la historia. La RB como es una herramineta más para que sea universal, para todas, y debe ser un punto de partida , no un fín en sí mismo, una ayuda para comprender qué vamos a hacer aquellas que hemos quedado excluidas pero que deberemos seguir adelante de algún modo.

Etiquetas:

Charla- Debate en el Ateneo de Llíria por la Renta Básica

Renta Básica das iguais - Lun, 28/11/2016 - 20:28


Projecte AU Valencia.- Es momento de comenzar a comprender que entre todas debemos buscar un modo más digno y solidario de vivir... La renta básica incondicional, universal, para todas, debe ser un punto de partida y no un fín en sí mismo, una ayuda para re-pensar qué vamos a hacer aquellas que hemos quedado excluidas pero que deberemos seguir adelante de algún modo.

Etiquetas:

Al Vent de Paiporta, charla de la Renta Básica

Renta Básica das iguais - Lun, 28/11/2016 - 20:26

Projecte AU Valencia.- Es momento de comenzar a comprender que entre todas debemos buscar un modo más digno y solidario de vivir...
La renta básica incondicional, universal, para todas, debe ser un punto de partida y no un fín en sí mismo, una ayuda para re-pensar qué vamos a hacer aquellas que hemos quedado excluidas pero que deberemos seguir adelante de algún modo.

Etiquetas:

Intervención de nuestra compañera Mar Osuna en el encuentro “Viene la Renta Básica”

Renta Básica das iguais - Ven, 21/10/2016 - 18:10

Mar Osuna, miembro de Baladre, interviene en el ACTO PÚBLICO SOBRE INICIATIVAS PARA LA RENTA BÁSICA INCONDICIONAL celebrado en Madrid el 16 de octubre de 2016.

Etiquetas:

Entrevista a Koldobi Velasco

Renta Básica das iguais - Mar, 04/10/2016 - 13:31

Entrevista con Koldobi Velasco, traballadora social, profesora da Universidad de Las Palmas, voceira de Redesscan, feminista e activista, durante un acto organizado pola ODS-Coia.

 

 

 

Etiquetas:

Comienza la "Campaña por la Renta Básica en el País Valencià"

Renta Básica das iguais - Mar, 04/10/2016 - 13:23

El pasado 22 de septiembre, delante de la Dirección Territorial de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, se realizó una concentración y una rueda de prensa para dar a conocer la Campaña por una Renta Básica del País Valencià. En esta campaña  confluyen diversas personas y colectivos de paradas, precarias y de lucha social del territorio.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=217101

Etiquetas: