Renda Básica das iguais

Amaia Pérez Orozco: otra discrepante de la Renta Básica de las iguales

Renta Básica das iguais - Ven, 15/08/2014 - 09:17

El que ha amado con pasión, aborrece con furor. François Fénelon

Enemigas de la Renta Básica

José Iglesias Fernández Economista.- ¿Qué tiene en común Amaia Pérez Orozco (APO) con empresarios, banqueros, políticos, académicos, sindicalistas, la izquierda revisionista, representantes de ONGs, algunas corrientes feministas, personas contertulias de medios afines al poder, otras personas y grupos conservadores, etc.?  Su animosidad contra la Renta Básica (RB).

Entonces, ¿qué es la Renta Básica de las iguales (RBis) para que concite tantas personas enemigas? Pues que es un mecanismo de redistribución de la renta y un instrumento de lucha contra el capitalismo. Lo que quiere decir que, redistribuir la renta supone implantar un sistema fiscal progresivo dentro del capitalismo en el cual las personas con mayores ingresos paguen tipos alrededor del 80% de sus remuneraciones, a la vez que una mayor parte del gasto público sea destinado a las ayudas sociales, léase dependencia, paro, pobreza, maltrato de género, discapacidad, pensiones, educación y sanidad pública, ayuda a la infancia, a la drogadicción, a la excarcelación, etc., es decir, dedicar medios de protección social para proteger con derechos a los desposeídos del sistema. Se entiende que esta doble función de la RBis es un peligro para los poderes del capitalismo, pero también para aquellas voces de asociaciones y personas que se suman a defenderlo, protegerlo, legitimarlo, con declaraciones como las de APO. De aquí su feroz oposición.

Aclaramos:

  • Redistribuir, de quién más tiene a quién más necesita, supone extraer de los poderosos riqueza y rentas que acumulan a expensas de la explotación de clase (trabajadores y trabajadoras) y la desposesión de derechos (tangibles en intangibles) de la población (hombres y mujeres).

  • Movilizarse contra el capitalismo supone denunciar y proponer alternativas que acaben con el mismo.[1] Quién lea la entrevista a APO, se dará cuenta que denuncia el sistema, pero la casi totalidad de sus medidas están encaminadas a ablandar el corazón de los capitalistas. En el capitalismo, “la sostenibilidad de la vida es imposible”. Sus aspiraciones, muchas, son puro reformismo.

Al igual que existen diferentes lecturas, y por tanto posiciones/interpretaciones sobre el feminismo, lo mismo ocurre con la propuesta de la RB. APO utiliza una definición genérica que le permite pontificar sobre la misma si tomarse la molestia de matizar sobre las diversas lecturas sobre los diferentes modelos de rentas básicas. Lo mismo que si le recordásemos a APO que ‘queda bonito’ ensalzar a las sufragistas inglesas reivindicando el derecho al voto de las mujeres, sin mencionar que simultáneamente se oponían a que sus criadas participasen en tales manifestaciones. Lo mismo que recordarle a APO que así como no todo el feminismo es homogéneo, sino que existen dentro del mismo diferentes ‘corrientes’,[2] tampoco todas las lecturas sobre la renta básica son iguales sino que existen diferentes interpretaciones. Al no distinguir entre las diversas posiciones ideológicas que existen en la RB por ignorancia, mala voluntad, o ambas cosas, APO comete personalmente en su entrevista[3] el mismo error, la misma osadía, que hemos tenido que corregir en Silvia Federici:[4] la de banalizar en una frase, con una negativa, todo el trabajo de reflexión y autocrítica que existe en las diferentes lecturas de la RB en el Estado español sobre la mayoría de los temas que ella objeta.

Respuestas a sus objeciones a la RBis

Recordad una vez más que la RBis es el derecho que tienen las personas a recibir una cantidad periódica para cubrir sus necesidades materiales. Es sus características estructurales, y por ser un derecho, es individual; por ser universal, lo reciben todas las personas, siendo la cantidad la misma para todas ellas; y es incondicional, lo que quiere decir que no está sujeta a los ingresos que se perciben, ni a pasar por el mercado de trabajo. En sus características de opción política, es decir en su capacidad de lucha para obtener este derecho, es equitativa, pues trata a todas las personas por un igual; su cuantía ha de ser, por lo menos, igual al umbral de pobreza, pues se trata de superar este estigma (a pesar de la crisis, la RBis se situaba en 911 euros mensuales en el 2011); la creación de un Fondo de RBis para iniciar e impulsar la decisión y la gestión de bienes comunales; a su vez, refunda las diversas ayudas sociales para evitar el clientelismo y la desigualdad entre las personas perceptoras; finalmente, al día de hoy, se ha convertido en una herramienta política de lucha de buena parte de los movimientos sociales.

Aclarada que es la RBis estamos en posición de responder puntualmente a las objeciones que APO menciona:

  • APO. [La RB] tiene dos debilidades grandes: no cuestiona el nexo entre calidad de vida y dinero individual, no está hablando de construir una responsabilidad colectiva para poner los medios para vivir sino de que a cada quien se le de un dinero para que individualmente se las apañe. No cuestionar ese nexo y volver a poner las soluciones en términos individualizados de acceso al mercado me parece un problema.

Los derechos de primera generación son individuales, los de segunda generación colectivos, y los de tercera generación son territoriales, étnicos, etc. El derecho a la RBis es un derecho que contiene a los tres grupos. Es un dinero individual (en mano) y colectivo (adquisición de bienes comunales), y que responde a que los beneficiarios decidan libremente que deben hacer con su cuantía. En cualquier caso, la cantidad se enfrenta a que la calidad de vida sea la de la exclusión de la pobreza. En cualquier caso, en varios escritos explicitamos que la calidad de vida es la que reclamaba Epicuro: 1) que, “según el derecho común, lo justo es lo mismo para todos, pues es algo útil en la relación de unos con otros”. Y 2) que “la necesidad es un mal, pero no hay necesidad alguna de vivir con necesidad”, así como previene de que “nada es suficiente para quien lo suficiente es poco”.[5]

Por tanto, la RBis sí cuestiona el nexo calidad de vida y dinero individual; sí promueve la responsabilidad colectiva; no sólo cuestiona sino que supera esa dependencia del mercado de trabajo asalariado en el capitalismo, cosa que el feminismo de APO no resuelve nada. Sólo hace afirmaciones (o preguntas) al viento.

  • APO. Tampoco cuestiona en qué mercados vamos a consumir, a dónde vamos a ir buscar los bienes y servicios que necesitamos para vivir. Me parece mucho más potente tener servicios públicos fuertes, incluidas cosas que ahora no se consideran como tal, como la vivienda, el transporte, la promoción de la autonomía de las personas con diversidad funcional. Además, puede haber muchos elementos contraproducentes, por ejemplo, puede ser una manera de bajar sueldos: tú das 800 euros y la mayoría de personas no va a vivir solo con eso, así que se fomenta que la gente vaya a trabajar por otros 800.

De acuerdo con la definición de la RBis, y con lo que ya hemos explicado en la anterior, las afirmaciones que aquí se hacen se resuelven solas. Los mercados de bienes y servicios que necesitamos para vivir están controlados por el sistema capitalista; qué y cuanto podemos consumir está controlado por los capitalistas. El mercado de trabajo, tasas de empleo, niveles salariales y condiciones de empleo están controlados por los capitalistas. Por recomendaciones y directivas de los poderes capitalistas, el Estado neoliberal está recortando los servicios públicos fuertes y débiles, especialmente el gasto social dedicado a los colectivos ‘en riesgo de pobreza’ mencionados anteriormente. Y la aberración de APO es su ignorancia sobre los millones de contratos que no llegan al salario mínimo, los millones de pensionistas con pensiones al borde del umbral de pobreza severa, los miles de personas dependientes, o con algún tipo de discapacidad, que no perciben ningún tipo de ayuda pública o es misérrima, los millones de personas ocupadas en la economía sumergida, muchas de ellas en el trabajo doméstico e inmigrantes, etc. Los sueldos están bajando porque los empresarios tienen la sartén por el mango, y no por que haya RBis. Por fin ya los medios convencionales aceptan que el hecho de trabajar no excluye de la pobreza, pues los niveles salariales que se pagan no son 800 euros al mes sino paupérrimos. ¿De qué planeta y de que sistema económico habla APO? ¿A este análisis es a lo que llama “subversión feminista de la economía”?  ¿De la economía del capital, o de la economía de los oprimidos? Pues es la situación de estas poblaciones lo que hace que el sistema sea sostenible, no la vida de las personas. Sobre la responsabilidad de consumir, decrecer, y demás temas le recordaría que repasase lo que hemos ya escrito sobre los mismos. [6]

Recordarle a APO algunas de las bondades de la RBis

Por las objeciones que hace APO no puedo decir que me lleven a tener una visión optimista de su reacción ante mis argumentos. En el 2002 ya escribía un artículo[7] en el que reclamaba de la RBis que fuese un remedio que resolviese todas las agresiones sociales y políticas que el capitalismo somete a condiciones de explotación y miseria a las poblaciones, hombres y mujeres. A pesar de ello, y en beneficio de otros lectores, si que me voy a permitir exponer una lista de las bondades de la RBis, que las tiene y muchas. No las voy a desarrollar todas pero si enumerar algunas:[8]

  • Si pudiésemos disfrutar de una RBis no cabe duda que la misma nos daría mayor seguridad y autonomía a las personas, desde que nacemos hasta que morimos.

  • Introduciría dentro del sistema una mejor distribución de la renta, suavizando la explotación. Este reforzaría la seguridad y la autonomía de las personas, hombres y mujeres por un igual.

  • Permite a hombres y mujeres elegir entre empleo asalariado y/o tiempo libre; reduce la dependencia del mercado de trabajo para poder sobrevivir.

  • Actúa de colchón para defenderse de la amenaza de despido, de la prepotencia de los empresarios para imponer contratos temporales, y a tiempo parcial, etc. Actúa como un fondo de resistencia en caso de huelga laboral, etc., tanto para hombres como para mujeres.

  • Actúa dando una cobertura económica a aquellos grupos de emergencia social: discapacitados, presos, afectados de sida, inmigrantes, etc., sean estos hombres o mujeres

  • Actúa contra la pobreza cuando la cuantía es igual a este umbral.

  • La RBis fomenta la igualdad de género, de la mujer en el mercado de trabajo. El trabajo femenino podrá exigir la equiparación de salarios y demás condiciones laborales. En este sentido, la RBis aumentará el grado de autonomía de millones de mujeres, en sus empresas, en el trabajo doméstico o en las labores de cuidado, cuya dependencia del salario de su pareja constituye la base de muchos abusos, violencia de género, todo contra su dignidad. Aseguraría a la mujer cierta independencia económica en la lucha de clases (mercado de trabajo) y la lucha de género (unidad de convivencia familiar) que algunos movimientos feministas está reclamando.

  • Ayuda a rehacer y dar seguridad a grupos socialmente problemáticos, relacionados con la delincuencia, drogadicción, prostitución, sin techo, etc., sean hombres o mujeres.

  • La RBis es un derecho, no una ayuda asistencial, que permite crear un fondo común social; destacar que la producción es un valor social y no individual; eliminar las trampas de la pobreza y del paro; pero también el estigma del pensionista; etc.
Resumen y conclusión

Concluyo con un resumen realizado ya en el año 2000 sobre la importancia de la llamada RB en aquellos momentos.[9] Reviso su contenido y compruebo que sigue teniendo la misma validez que cuando fue escrito:

  • Resumen. En términos del contenido político, una buena síntesis de lo que puede suponer la RB para la ciudadanía en general, y la izquierda en particular, nos la ofrece F. Savater en “Otra izquierda para España”:  “Creo que hoy la principal diferencia entre izquierda y derecha[10] en las democracias desarrolladas es que la primera sostiene que si ciertos derechos no son garantizados por las instituciones públicas a todos —a despecho de azares biográficos o intereses mercantiles—, la noción misma de ciudadanía se vacía de contenido [...] Sería deseable desde la izquierda romper este círculo estudiando la posibilidad de un ingreso básico general de ciudadanía, entendido no como un subsidio (parados, jóvenes, ancianos), sino como un derecho de todos, a partir del cual pudiera optarse por trabajos remunerados, servicios sociales voluntarios... o la vida contemplativa. Es un proyecto revolucionario, si se quiere, pero no más de lo que fue en su día el sufragio universal. Obligaría a redefinir el mercado de trabajo, la relación entre productividad y retribución, el sentido de la protección social, etcétera. También se alcanzaría una nueva dimensión de la responsabilidad individual, entendida desde la libertad y no desde la cruda necesidad”.[11]

  • En términos de movilización ciudadana, no cabe duda de que la implantación de la RB tiene la particularidad de poder articular un proyecto político común, y de responder a los intereses materiales y sociales de colectivos y organizaciones tan distintas como pudieran ser las personas paradas y pobres que viven de la asistencia social; las personas trabajadoras que prefieran estar dispuestas a sacrificar ingresos por una vida más autónoma; las mujeres que decidieran comprobar la realidad de una vida laboral, o de liberarse del peso de las tareas domésticas y del cuidado de los niños y los mayores de la familia; los hombres que pensasen que ha llegado el momento de compartir las responsabilidades familiares que conlleva el trabajo doméstico; las personas sindicalistas que quisieran mejorar las condiciones de trabajo y seguridad económica de sus compañeros/as; las personas activistas verdes que defiendan la implantación de una economía sostenible, etc. Por su carácter transversal, la RB tiene además la ventaja y el atractivo de poder aglutinar a la mayoría de los movimientos que componen la izquierda: el movimiento sindicalista, el movimiento en torno a la economía social, el movimiento feminista, el movimiento verde, el movimiento okupa, el movimiento contra el paro, la pobreza y la marginación, los movimientos por la profundización democrática y los derechos humanos, el movimiento estudiantil, el movimiento pacifista, etc. Es decir, la RB aborda una multitud de intereses comunes, los cuales pueden servir de puntos de partida para conseguir una serie de acuerdos y establecer una acción movilizadora conjunta, a través de la elaboración de un programa común de objetivos mínimos.

  • Conclusión. En estos momentos, la RB es un instrumento de concienciación y movilización política en varios frentes, pero especialmente en el de conseguir otro instrumento, como es el de convertirse en un mecanismo de redistribución de la renta. Por ejemplo, con la RB se plantea cómo conseguir ampliar los grados de libertad para que las personas tengan la posibilidad de gestionar sus vidas de una forma más autónoma, u objetivos más colectivos como son el de erradicar el estigma de la pobreza, del paro o de la exclusión social mediante las jubilaciones anticipadas, iniciar experiencias comunales, de economía solidaria, etc.

  • Por otro lado, hay que señalar que la RB no es la panacea que va a resolver todos y cada uno de los problemas que sufrimos dentro y a causa de la dictadura burguesa ejercida en las sociedades capitalistas; la RB no podrá solucionar ciertos problemas sociales de fondo, como puede ser la explotación de clase y género, u otros como la drogadicción, la inmigración, etc. No obstante, hemos intentado señalar cómo la RB, enfocada desde una óptica transformadora, puede constituir un importante instrumento de lucha por una sociedad alternativa más justa.

José Iglesias Fernández
Barcelona, 13 agosto del 2013

Pregunta a Amaia Pérez Orozco ¿Estás de acuerdo con la reivindicación de una renta básica para todo el mundo?

http://www.eldiario.es/economia/igualdad-mercado-laboral-replantearse-li...

Me parece una forma de plantear las reivindicaciones que no pone en primera línea los debates más relevantes. Tiene dos debilidades grandes: no cuestiona el nexo entre calidad de vida y dinero individual, no está hablando de construir una responsabilidad colectiva para poner los medios para vivir sino de que a cada quien se le de un dinero para que individualmente se las apañe. No cuestionar ese nexo y volver a poner las soluciones en términos individualizados de acceso al mercado me parece un problema.

Tampoco cuestiona en qué mercados vamos a consumir, a dónde vamos a ir buscar los bienes y servicios que necesitamos para vivir. Me parece mucho más potente tener servicios públicos fuertes, incluidas cosas que ahora no se consideran como tal, como la vivienda, el transporte, la promoción de la autonomía de las personas con diversidad funcional. Además, puede haber muchos elementos contraproducentes, por ejemplo, puede ser una manera de bajar sueldos: tú das 800 euros y la mayoría de personas no va a vivir solo con eso, así que se fomenta que la gente vaya a trabajar por otros 800.

Notas:

  • 1. José Iglesias Fernández. La sociedad comunal como alternativa al capitalismo. De la renta Básica a la Riqueza Comunal. Baladre/Zambra 2014.

  • 2. Mari Fidalgo, Alicia Alonso merino, Rosa Zafra Lizcano, Yayo Herrero. Renta Básica de las iguales y feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida. Baladre/Zambra, 2014

  • 3. Amaia Pérez Orozco. Queda bonito hablar de igualdad en el mercado laboral y no plantearse quién limpia el váter en casa. http://www.eldiario.es/economia/igualdad-mercado-laboral-replantearse-li...

  • 4. Renta Básica de las iguales: errores de interpretación de Silvia Federici. En http://rentabasicadelasiguales.coordinacionbaladre.org/noticias/renta-ba...

  • 5. Epicuro. Exhortaciones (Gnomonologio Vaticano). En http://www.webdianoia.com/helenismo/epicuro_text.htm
    Epicuro. Carta a Meneceo. En http://www.onomazein.net/4/epicuro.pdf

  • 6. José Iglesias Fernández. Sobre el decrecimiento y otras rendiciones. Interpretación crítica sobre el decrecimiento y el consumo responsable. Baladre / Libreando 2010.

  • José Iglesias Fernández. La miseria del decrecimiento. De cómo salvar el planeta con el capitalismo dentro. Baladre/Zambra/Libreando 2011.

  • 7. Amaia Pérez Orozco. Por una renta básica feminista. Marzo 2002. Ver más abajo

  • 8. José Iglesias Fernández. Las Rentas Básicas. El modelo fuerte de implantación territorial. El Viejo Topo, 2003.

  • 9. José Iglesias Fernández y otros autores. Ante la falta de derechos, ¡¡Renta Básica, Ya!! Virus editorial, 2000.

  • 10. La cita a Savater sobre la RB no supone que acepto su definición acerca de la diferencia entre izquierda y derecha.

  • 11. El País, 17 de enero de 1999.

 

Por Una Renta Básica Feminista

Amaia Pérez Orozco Marzo 2002

Actualmente, podemos encontrar el nombre de renta básica (RB) para referirse a propuestas totalmente diferentes; lo cual es una forma de confundir y desviar el debate. Partamos de una base concreta: la RB es un derecho de todas las personas a recibir, cada una de ellas y de una manera periódica, una cierta cantidad de dinero con la que puedan satisfacer sus necesidades básicas. Es una propuesta en sí misma peligrosa y, al mismo tiempo, con un alto potencial transformador. Normalmente, suele hablarse tanto de sus riesgos como de las posibilidades que abre desde una perspectiva de cómo afectará a la relación de las personas con el trabajo asalariado. Su peligrosidad puede venir por dos caminos. Por una parte, el que sea utilizada como un instrumento de aumento de la flexibilidad y precariedad laboral. Por otra, porque sea un mecanismo que “humanice” y justifique el sistema capitalista. El potencial de transformación social se encuentra en el hecho de que es la forma más directa de hacer realidad ese supuesto derecho a una vida digna que tenemos todas/os independientemente de toda otra circunstancia personal. Y se debe también a que hablar de RB supone un magnífico pretexto para sacar a la luz innumerables debates sobre la sociedad en que vivimos y la sociedad que deseamos. Por tanto, para que la RB no sea un medio del que se apropien para justificar y perpetuar un sistema socioeconómico injusto, es necesario impregnarla de un fuerte contenido político transformador. Si decidimos luchar por la RB para exigir ese derecho fundamental a tener unas condiciones materiales de vida dignas (como, al menos teóricamente, tenemos derecho a la educación y a la salud); derecho que no puede estar condicionado a “la buena marcha de la economía”. Si decidimos luchar por todo ello, hemos de tener claros nuestros objetivos políticos de cambio social. Y en base a esos objetivos hemos de hacer una propuesta específica de cómo implementar la RB; hemos de ver sus deficiencias (para proponer otras medidas simultáneas, a las que la RB puede complementar, pero nunca sustituir); y hemos de aprovechar la excusa de la RB para debatir todo aquello que nos parezca inaplazable.

Normalmente, se discute todo esto en torno a cómo ayudará o perjudicará la RB en la lucha anticapitalista. Pero nosotras sabemos que nuestros intereses feministas no suelen estar incluidos de por sí en esa lucha. Aunque podamos discutir qué anticapitalismo existe si no es antipatriarcal (y viceversa), sabemos que, o peleamos por la destrucción del patriarcado, o éste permanecerá. El patriarcado es un sistema terriblemente adaptable. Puede cambiar sus formas, la opresión puede modificar su rostro y su escenario; pero manteniendo el fondo, la subordinación misma de las mujeres. Por eso, o nos esforzamos porque la RB sirva a nuestros intereses feministas, o será otro elemento más que quizá remueva un poco la superficie, pero que deje inalterada la profundidad de la opresión de las mujeres.

Así que nos encontramos ante el reto de hacer una proposición feminista y evitar que el debate sobre una reivindicación potencialmente rompedora desprecie nuestras reivindicaciones. En efecto, si se argumenta que la RB es un eficaz método contra la pobreza, debemos enfatizar que la pobreza es un fenómeno que sufren mayoritariamente las mujeres. Si desde el feminismo se ha luchado por una concepción de la pobreza que no atienda sólo a los aspectos de ingresos, ¿se está recogiendo esta multidimensionalidad al hablar de pobreza y RB? Una medida igual para hombres y mujeres, ¿es suficiente para atacar un fenómeno que les afecta de forma diferente? ¿Son necesarias otras medidas? ¿Cuáles? Se ha asegurado que la RB evita la trampa del desempleo que encierran otros programas de ingresos mínimos. Pero también el desempleo afecta de forma más grave a las mujeres. Por eso hemos de tener una voz y unas reivindicaciones diferenciadas. Un serio riesgo de la RB es el papel que podría jugar incentivando a algunas mujeres a permanecer / volver a los hogares. Para el caso de mujeres con muy pocas probabilidades de lograr un empleo digno, ¿no actuaría la RB como un aliciente para no salir del espacio privado de la familia? Podemos alegar que encargarse en exclusiva de los trabajos domésticos y de cuidados no es en sí mismo perjudicial. Y esto es cierto cuando se trata de una opción verdaderamente libre. Pero, en un contexto en el que son las mujeres las encargadas del hogar, en las que se las culpabiliza constantemente por la desatención que sufren las/os niñas/os desde que sus madres están en el mercado de trabajo; en este contexto, ¿es una elección el encargarse del hogar? Nos encontramos ante el problema de que, si bien la RB es incondicional, por definición, al empleo, no ocurre lo mismo con el trabajo no remunerado. Debemos perseguir que la RB no presuponga que las mujeres van a seguir encargándose de los mismos trabajos, ahora con mayores facilidades que antes, si cabe. Y, desde aquí, entramos de lleno en el debate sobre el reparto de los trabajos. ¿Pone la RB facilidades para avanzar en este reparto? ¿Son necesarios otros métodos de lucha y otros debates simultáneos? Hay quien asegura que la RB supone una implícita revaloración de los trabajos no remunerados. ¿Es esto cierto, desde nuestro criterio? Y, si no revaloriza los trabajos invisibles de las mujeres o no lo suficiente, ¿de qué manera tenemos que articular el debate sobre la RB para lograr en este proceso esa revalorización? ¿Y para lograr el que exista una auténtica responsabilidad social en la reproducción, en el cuidado del conjunto de personas? Claro está, estas reflexiones van unidas a las del reparto de la(s) riqueza(s). La RB supone unos ingresos iguales para el conjunto de la ciudadanía, ¿es suficiente con esto? Y, teniendo en cuenta que la RB supone distribuir recursos, ¿de dónde obtenerlos?, ¿qué vía de financiación proponemos desde el feminismo? Tanto la creación de nuevos impuestos, como la modificación de los existentes y la redirección de los recursos ya disponibles tienen efectos de género ante los que hemos de presentar planteamientos propios. Además, desde una perspectiva feminista, perseguimos que se reconozca la riqueza inmaterial, la riqueza de los afectos, la riqueza no monetaria. ¿Afecta o podría afectar la RB al reparto de este conjunto amplio de riquezas? En este sentido, queremos cambiar el centro social de atención desde la acumulación de capital hasta los procesos de satisfacción de necesidades humanas. ¿Nos ayuda la RB en este intento? ¿Cómo instrumentalizar la RB para avanzar hacia modelos de vida no consumistas / productivistas?

Hablar de RB desde un posicionamiento político concreto, feminista en este caso, implica tener que hacer una propuesta muy concreta. En ese enunciado general de lo que es la RB quedan muchos cabos sueltos, de los que depende, en gran medida, lo beneficiosa o perjudicial que resulte finalmente. Primeramente, la cuantía recibida, que normalmente se establece en torno al umbral de pobreza, ¿sería suficiente para que la gente no sintiera la necesidad de obtener más ingresos, o sea, de trabajar en el mercado? ¿Debería sustituir o todo otro tipo de prestaciones? ¿Qué opinamos las mujeres, las grandes perjudicadas del actual sistema de (des)protección social que no nos da derecho a prestaciones dignas por nuestros trabajos no remunerados? Aparte de la cuantía, hemos de decidir quién ha de ser el colectivo beneficiario. ¿Qué ocurrirá con la población inmigrante? Si pedimos la RB como un derecho a vivir, si peleamos porque las mujeres somos quienes más trabajamos, en peores condiciones y a cambio de menores recursos, ¿asumiremos que hay mujeres por quienes no vamos a luchar y que asimilarán, aún más pesadas, las cargas de las que queremos deshacernos? Otro debate aún en fase inicial y de especial importancia para las mujeres es el de cómo afectaría la RB a las/os menores; qué cuantía les correspondería, en qué condiciones, quién se responsabilizaría y en qué medida debe sustituir o estar acompañada de otra serie de servicios públicos. Planteemos otra pregunta final, ¿cuál debe ser la entidad pública desde la que se otorgue la RB, las naciones o instituciones supra o subnacionales? Hay que plantearse qué sistema político deseamos, si creemos –o no- en esta democracia y si la vía de mejora se sitúa hacia entidades políticas más o menos grandes. ¿Cuál es nuestra propuesta feminista en torno a la “democracia”, qué poder queremos otorgar a las personas y qué poder a los grandes grupos de presión en los cuales no estamos representadas y en los que, tras años de intentarlo, se ha visto que nunca lograremos situar nuestros intereses (quizá porque es de esa misma concepción de la política de la que huimos)? ¿Sería más coherente avanzar hacia la descentralización máxima del poder (ya que queremos luchar contra el patriarcado cuya última esencia es la existencia de relaciones de poder y de organizaciones sociales jerárquicas)?

En conjunto, reivindicar la RB es reivindicar el derecho a vivir digna y libremente. Pero, sin una fuerte movilización social que la respalde, con unos objetivos de transformación social claros, puede sernos arrebatada, asimilada por el sistema y usada para perpetuar el caótico estado de las cosas. Como feministas hemos de ser aún más conscientes de los riesgos, porque nuestros intereses antipatriarcales ni siquiera están siendo debatidos. Antes de que la RB se institucionalice (o de que llamen RB a cualquier cosa), hemos de hacer un esfuerzo por tener unas voces propias; por proponer la RB que nosotras deseemos, aquella más cercana a nuestras ideas; por sacar a la luz los temas que más nos interesan, aquellos habitualmente invisibilizados. Porque sin feminismo no hay auténtica transformación social y esta tarea es nuestra.

Etiquetas:

ILP Renta Básica. Concentración y recogida de firmas en Alacant

Renta Básica das iguais - Ven, 15/08/2014 - 07:57
Sábado 16 de agosto 2014 de 19 horas a 21,30 horas
en el cruce de la Explanada con la Rambla

Etiquetas:

30-J: Charla-Debate la Renta Básica de las iguales

Renta Básica das iguais - Ven, 25/07/2014 - 18:17

Organizado por la Asamblea de Parad@s de CGT, tendrá lugar el próximo Miércoles 30 de julio a las 18:00 horas, en los locales de la Avenida del Cid 154 de Valencia.

CGT Valencia.- CGT propone la Renta Básica de las Iguales (RBis) como un mecanismo válido para la transformación social y el reparto efectivo de la riqueza. El sindicato reivindica el derecho a una renta suficiente de subsistencia para todas las personas, individual y universal, sin condiciones, ni contrapartidas y en cuantía suficiente de forma que permita la autonomía de las de abajo.

La RBis es una herramienta más dentro de un largo camino de luchas sociales contra el capital protagonizadas desde abajo, una propuesta transformadora porque rompe con la lógica capitalista y lleva la impronta libertaria por cuanto busca eliminar la desigualdad como base para una sociedad de iguales, porque distribuye la riqueza fuera de las lógicas del empleo y la explotación, porque establece un recorrido basado en la acción directa de quienes sufren el sistema y reclaman el derecho a una vida digna y porque se organiza desde la horizontalidad y la búsqueda de soluciones colectivas a problemas individuales como método para construir alternativas.

La charla es a cargo del compañero Enrique García de la FL CGT CUENCA.

Se trata de un derecho individual a diferencia de la mayoría de las ayudas que están destinadas a la unidad familiar. En este sentido está dirigida a la emancipación de las personas, con sus necesarias implicaciones en la igualdad de género o la autonomía de la juventud.

Hoy en día el empleo se plantea como un problema irresoluble desde la óptica capitalista, el propio sistema parece incapaz de absorber más mano de obra, mientras urge un debate serio sobre el mito del crecimiento y la importancia de reducir drásticamente la producción industrial, particularmente la más contaminante, innecesaria o perjudicial para el sostenimiento de la vida, hablamos de millones de puestos de trabajo inútiles y de la imposibilidad manifiesta de alcanzar el pleno empleo.

Las RBis o Renta Básica de las Iguales (personas), es el derecho que poseemos cada persona a percibir una cantidad periódica de dinero que pueda cubrir sus necesidades básica: comer, abrigarse, tener techo, sanarse, etc., de manera individual y sin tener contraprestación; por el hecho de haber nacido nos corresponde una parte de riqueza de este mundo, solo que unos pocos se han apropiado de toda la riqueza, la malgastan y a la vez nos privan de vivir dignamente.

Etiquetas:

Nace la Plataforma por la Renta Básica d´Alacant y las comarcas del sur del País Valencià

Renta Básica das iguais - Dom, 20/07/2014 - 12:13

Marea Roja Alacant.- Una vez aprobada la recogida de firmas por la ILP de la Renta básica, algunos colectivos implicados en la misma vimos necesaria la creación de la Plataforma por la Renta Básica de Alacant y las comarcas del sur del Pais Valencià cuya función sera gestionar el centro de coordinación territorial (coordinar a l@s fedatari@s adscrit@s a este territorio) y dinamizar la ILP.

La Plataforma se constituyó a principios de Abril con fedatari@s de la comarca de l¨Alacantí (agrupaba a gente de la ciudad de Alacant y del municipio de Sant Vicent) y empezó a funcionar con dos objetivos básicos:

Uno, la recogida de firmas de la ILP, recogida llevada a cabo de forma individual o por cada colectivo integrado en la plataforma ( los colectivos integrados en un principio fueron Marea roja-15M, Toma la plaza-15M, CGT, Ecologistas en acción, Frente Civico, Hoac, Plataforma contra la Pobreza, Attacc, UGT y Esquerra Unida)

Dos, la extensión de la plataforma, tanto a nivel territorial como de nuevos colectivos o personas.

El pasado 6 de junio se celebró la segunda reunión. En ella ya participaron personas de otras comarcas: Baix Vinalopó (Elx), Vinalopó Mitja (Elda-Petrer), La Marina Baixa (Altea) y L´Alacantí (Alacant, San Vicent del Raspeig y Mutxamel)

Entre otros puntos, se valoró como aceptable la marcha de la recogida de firmas, pero se vio la necesidad de hacer difusión conjunta para dinamizarla y abrir, así, un debate ciudadano sobre la importancia de la implantación de la misma. Por ello, considerando como muy positivo la entrega, a personas conocidas y de confianza, de pliegos para agilizar la recogida, se estimó como más importante la difusión del tema de la Renta Básica, algo que ayudará a que la gente asuma la reivindicación y a su vez facilitará la recogida de firmas. En este sentido, surgieron dos propuestas:

Editar hojas informativas de la plataforma, hojas que no impedirían que los colectivos puedan sacar las suyas propias sobre el tema.

Recogidas de firmas conjuntas. Un sábado al mes se irá simultáneamente a los mercados u otros lugares de mucha concurrencia, con una pancarta de la plataforma y las hojas informativas de la misma para recoger firmas, anunciándolo a los medios para intentar que el acto tenga alguna resonancia mediática. El resto del tiempo cada colectivo podrá organizarlo como mejor vea. Se fijó el 28 de junio como primer sábado de acción conjunta y coordinada. Para la pancarta conjunta de propone el siguiente texto “Por una Vida Digna. Renta Básica” (Ver entrada siguiente)

Por otra parte, se planteó que, a través del correo, se compartiera la información que permita una mejor preparación a las personas de los grupos para defender mejor el tema. Así, también, la necesidad de dar charlas, para ello cada grupo organizará las que vea oportunas y pedirá ayuda cuando lo considere necesario a las personas de la plataforma mejor preparadas.

Etiquetas:

Jueves 10 - Presentación del libro "RBis y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida"

Renta Básica das iguais - Mér, 09/07/2014 - 23:47

El jueves 10 de julio a las 19:30 se presentará en la Librería La Muga el libro “RBIs y Feminismos. "RBis y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida".

El libro "RBis y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida" nace justo cuando en 2001 las gentes de baladre reflexionaron sobre este tema en Paterna (Valencia), aunque sus conclusiones no se recogieron como tal. Años después en Cuenca, surge un grupito de personas dispuestas a tomar el relevo de lo que allí se sembró y de esto va gestándose la idea de plasmar nuestras aportaciones a los feminismos (y desde los feminismos) en un libro de formato pequeño que pudiera ser manejado y manejable.

En mayo de este año 2014 vio la luz dándonos la oportunidad de viajar con él presentando la RBis como una propuesta a tener en cuenta por los feminismos en tanto contribuye a modificar las relaciones de poder entre las personas y el capital, pues es precisamente ese el fin último, romper con el sistema heteropatriarcal capitalista que basa sus poderes en la opresión de las personas en general mediante el trabajo asalariado y sobre las mujeres en particular al someter sus trabajos a la invisibilidad y no reconocimiento ni salarial ni social de los mismos. Al tiempo que enlazamos con el ecofeminismo de la mano de Yayo Herrero, al entender que las personas somo tan ecodependientes de un planeta finito como emocionalmente dependientes de los cuidados, siendo estos esenciales para el desarrollo de la producción capitalista y sin embargo tan poco valorados como el medio ambiente.

Romper con el capitalismo es romper con las construcciones sociales, no solo desde el punto de vista económico sino también desde la perspectiva de la división sexual del trabajo que nos lleva a diferenciar trabajo (no remunerado ni dignificado, relegado a lo privado y por tanto a realizar por mujeres) de empleo (remunerado, dignificado y en la esfera de lo público y por tanto reservado para los hombres)...romper con el capitalismo significa romper con el heteropatriarcado, romper con los géneros y llegar a ser las personas que queremos ser y como queremos ser.

Etiquetas:

Hacia una renta básica de las iguales

Renta Básica das iguais - Mér, 18/06/2014 - 22:01

Podrían citarse muchos nombres de personas que han aportado claridad al concepto de renta básica. Una de ellas es el economista español José Iglesias Fernández, aunque si buscamos en otros países (como por ejemplo, Holanda, donde este término se empezó a plantear con anterioridad) comprobaremos que existen abundantes conceptualizaciones y modelos. "Se ha definido a esta herramienta de muchas maneras, pero la más genérica habla de la renta básica como el derecho que tiene cada persona, sólo por el hecho de nacer, a percibir una cuantía periódica para cubrir sus necesidades materiales", comienza indicando la abogada Alicia Alonso. Ella es una de las tres mujeres que se han encargado de sistematizar las experiencias y aprendizajes acumulados en Baladre, aunque poniendo un énfasis en los vínculos de la renta básica con los feminismos. El resultado de este proceso es un cuadernillo que acaba de ser publicado y que se llama `Renta básica de las iguales y feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida´.

Alicia forma parte de Baladre, una coordinación de colectivos creada hace treinta años para luchar contra el paro, la exclusión, la precariedad y por el reparto de la riqueza que, en los últimos años, ha incluido a la renta básica de las iguales como una de sus líneas de trabajo. "Desde Baladre hemos querido aportar nuestra propia caracterización de esta herramienta, especialmente para diferenciarla de otras que se han ido extendiendo y poniendo de moda en algunos programas electorales. Para nosotras la renta básica debe ser individual (creemos que debe ofrecerse personalmente, no a la familia), universal, incondicional (para que no esté sujeta a ninguna contraprestación), no excluyente (para que pueda ser dada a cualquier persona independientemente de su situación administrativa) y equitativa", resume Alicia. A todo esto habría que sumar la existencia de un fondo común que, según comenta, en su inicio contaría con un 20% destinado a la gestión comunitaria y un 80% a la personal aunque lo ideal, en palabras de esta abogada vallisoletana, es que un 100% tuviera un destino comunitario.

El texto completo aquí: http://www.ultimocero.com/articulo/hacia-renta-b%C3%A1sica-las-iguales

Etiquetas:

Renta básica de las iguales. Rosa Zafra. Mujeres libertarias

Renta Básica das iguais - Mér, 18/06/2014 - 18:16

Comenzamos cada martes con el espacio MUJERES LIBERTARIAS en LLIURE DIRECTE. Hoy Josefina Juste y Emilia Moreno nos invitan a charlar con Rosa Zafra de Baladre sobre la Renta Básica de las iguales.

Etiquetas:

La lucha por la Renta Básica de las Iguales en Asturias

Renta Básica das iguais - Mar, 17/06/2014 - 00:49

Asturies es un territorio marcado por la historia del movimiento obrero y los movimientos de transformación que han ido apareciendo con mayor o menor acierto. Asturies, un lugar habitado por como más de un millón de personas, donde, como por todas es sabido, han convivido varias formas de actividades económicas y de empleo muy concretas: la industria (encabezadas por supuesto por la minería, la metalurgia, la siderurgia...) y actividades enmarcadas en el sector primario (agricultura, ganadería, pesca...).

Estamos hablando de un territorio donde el empleo predominante ha condicionado las lógicas y tradiciones de lucha en todos los ámbitos; solo es necesario echar un vistazo a la simbología que se traslada más allá de Asturies sobre la imagen de la lucha obrera: la revolución de Ochobre del 34, las huelgas mineras de mediados del Siglo XX, la última huelga minera de 2 meses como presión por los planes de la minería o las luchas en las calles de Xixón contra el cierre de los astilleros.

Ejemplo de esta tradición de lucha, muy apegada a los grandes centros de producción que englobaban a muchos trabajadores, son las actuales movilizaciones surgidas en torno al cierre de la fábrica de amortiguadores Monroe y el resto de empresas que se encuentran en conflicto.

Por lo tanto, estamos hablando de un contexto en el que, predominantemente, se concibe la lucha por la transformación y las movilizaciones en unos términos donde el empleo sigue siendo la consigna central.

Desde ahí partimos para hablar de la lucha por la Renta Básica en Asturies, donde van confluyendo grupos de personas que venían reflexionando en torno al papel del empleo ; analizando y reflexionando en torno a cómo nos condiciona el empleo la vida, y sobre todo, el papel de éste como herramienta de control (si tienes empleo, tienes capacidad de consumo y eres alguien; si no, te quedas fuera). Por lo tanto, reflexión sobre cómo denunciar el papel del empleo y ver qué posibilidades políticas nos plantea esa reflexión en nuestra realidad asturiana.

En Asturies, así todo, sí ha habido precedentes en la reflexión y la lucha por la Renta Básica: por una parte, por el lado académico: profesionales y personas inquietas en el ámbito de la acción social, que llevan años preocupadas por la cuestión del empobrecimiento y la nefasta respuesta que las Rentas mínimas brindan, a la hora de buscar soluciones desde una óptica ciudadana y universal; por otra parte, en estos años también han existido colectivos que desde el ámbito social y/o sindical han visibilizado el mal reparto de la riqueza y la necesidad de tomar la propuesta de la Renta Básica como un instrumento para luchar contra el capitalismo (colectivos como Xera, CSI Mocedá, Alambique en la actualidad dentro de su trabajo de lucha contra la exclusión...)

En esa búsqueda y reflexión durante los años previos, se llega a la propuesta de Rentas Básicas en sentido más amplio, y al conocimiento de la Renta Básica de las Iguales, como medio para construir una Sociedad más justa, en la que todas las personas tengamos garantizada la cobertura de nuestras necesidades pero más allá de esto, como herramienta para poder desarrollar proyectos de vida autónomos, en los que primer unos valores más justos y la construcción de sociedades más participativas y equitativas.

Sobre la Renta Básica de las Iguales se ha trabajado sobre todo en la difusión de la propuesta, realizando desde seminarios, talleres, cursos.... Y participando en aquellos espacios donde tenía cabida. Y por otro lado, aterrizando en la realidad asturiana y denunciando las limitaciones del Salario Social (Renta Mínima que se pone en marcha en 2005 y que, aunque supuso un avance en cuanto que se concibió como un derecho, pero que nunca se ha ejecutado en los plazos, acumulando en muchos casos los 20 meses de espera para poder acceder a ella). Esta denuncia siempre encaminada en visibilizar las limitaciones de la renta mínima y proponer mejoras para que se vaya dando el paso de tener una Renta Mínima en Asturias hacia una Renta Básica de las Iguales.

Otra cuestión importante en estos años de lucha por la RBis, ha sido generar complicidades en favor de esta propuesta y dar el paso de generar espacios colectivos donde confluyeran las personas y colectivos que estuvieran interesadas en darle vueltas a la Renta Básica de las Iguales y en cómo sacarla a la calle, además de buscar sumar a otras en la defensa y reivindicación de la propuesta.


Es desde ahí, desde donde desde hace más de un año, surge la propuesta de generar una ASAMBLEA ASTURIANA POLAS RENTAS BASIQUES, para impulsar el trabajo por la Renta Básica de las Iguales en Asturies, un espacio más amplio que sirva de encuentro y de trabajo en común para todas aquellas inquietas e interesadas en buscar alternativas al sistema capitalista.

ASAMBLEA ASTURIANA POLAS RENTAS BASIQUES

Y es ahí, comienzos de 2013, y tras varios años de expolio económico por parte de la minoría económica privilegiada, en que comienza a dar los primeros pasos la Asamblea Asturiana por las Rentas Básicas. La situación económica y social en Asturies, hace imprescindible impulsar dinámicas que permitan abrir un debate social, lo más amplio posible, en torno a la propuesta.

Después de 5 años de empobrecimiento constante, más de 180.000 asturianas viven por debajo del Umbral de la Pobreza, las cifras más altas de toda la Cornisa Cantábrica; aproximadamente 30.000 de ellas menores de 17 años.Más de 100.000 personas no tienen un empleo y aproximadamente 47000 no reciben ningún tipo de prestación. Al mismo tiempo sigue aumentando el número de trabajadores pobres, es decir, personas que a pesar de tener un empleo, sufre dificultades para llegar a fin de mes.


Con una tasa de paro que va a permanecer en torno al 20% durante años, parece evidente que el modelo social defendido por las élites económicas y políticas, y que queda plasmado en lo que conocemos como concertación social, está demostrando ser un modelo fracasado puesto que no puede garantizar una vida digna a la mayor parte de la población asturiana.

Para impulsar ese proceso de debate colectivo, la asamblea dispone de un blog http://asturiespolarentabasica.wordpress.com/quienes-somos dónde se pueden encontrar notícias, artículos, reflexiones sobre las Rentas Básicas y sus características principales, así como los debates sobre lo que aporta como herramienta, en el contexto actual (cuestionamiento del modelo de empleo, reparto de la riqueza, sobre la exclusión social).

Al mismo tiempo, se intenta contribuir al debate interno dentro de todos aquellos colectivos interesados en la propuesta, a través de presentaciones y charlas. En la actualidad, además de todo el trabajo citado anteriormente, desde la Asamblea se contribuye a impulsar la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica Estatal, puesta en marcha en los primeros meses del 2014.

LAS POSIBILIDADES DE LA RENTA BÁSICA DE LAS IGUALES EN ASTURIES

Además de repasar el contexto, y la historia de la Renta Básica en Asturies, y plantear en qué momento político se encuentra ahora esta reivindicación, parece interesante no sólo plantear pasado y presente, si no analizar qué posibilidades puede tener esta propuesta, qué puede aportar a la realidad política y social de Asturies.

Dicho esto, la RBis, como herramienta, tendrá sentido en las luchas aquí y ahora en la medida que sirva a los colectivos para ir haciendo concretas las alternativas. Si no es así, no será más que una cuestión teórica, interesante pero ineficaz.

Nos atrevemos a dar unas pinceladas de varias de las potencialidades que podría tener la RBis en diferentes ámbitos.

-Desde el punto de vista de la lucha contra la exclusión social, afectadas por diferentes recortes, por la falta de vivienda... la RBis supone poner en primer plano el derecho a la vida digna por encima de la burocracia y el control social de las que viven a costa de la pobreza. Plantearían poner en el centro las necesidades de las personas de formadirecta y autónoma, sin necesidad de pasar por los diferentes laberintos de los servicios sociales o de la caridad. Además, pondría en claro cuál es la riqueza de este país, en manos de quién está... y la necesidad de la redistribución.

-Para las luchas feministas, la RBis podría ayudar a poner en relieve todo el trabajo, no remunerado, que suponen los cuidados que realizan mayoritariamente las mujeres. Plantearía una independencia económica y nuevamente cuestionar la necesidad de muchos empleos.

-Desde el punto de vista de los colectivos que trabajan la autogestión, la participación social... la RBis tendría el punto interesante de la toma de decisiones en lo cercano frente a un modelo de progresivo delegacionismo.

-El despoblamiento del medio rural o las políticas agrarias comunitarias que dificultan la subsistencia de las personas del campo: la lucha por la RBis favorecería la independencia y la supervivencia de las personas que trabajan la tierra. Permitiría potenciar los circuitos de distribución de cercanía, controlar los precios de la producción... Además, cuestionar los diferentes monocultivos (ocalito, eólicos) o procesos extractivos que amenazan el medio.

-Frente al modelo sindical que sigue centrado en el empleo, a pesar de 30 años de dura reconversión industrial, la reivindicación de la RBis cambiaría el paradigma de la confrontación. Posibilitaría cuestionar la utilidad de muchos empleos y las condiciones de otros más, en condiciones de mayor fuerza para las que entramos a este mercado. También superar los modelos agotados de subsidios (prestaciones del servicio de empleo, rentas mínimas o pensiones, prejubilaciones).

-Para todos los movimientos que se movilizan por los servicios públicos, podría suponer un paso de la defensa a la proposición. El planteamiento de Fondo Común que plantea la RBis supone una llamada a que las personas reivindiquemos nuestro derecho a participar en las cuestiones que nos atañen colectivamente. Además, asegurar nuestra supervivencia material vendría a suplir de forma directa parte de las consecuencias que diferentes servicios públicos tienen que afrontar, como en el caso de la dependencia o la sanidad.

Éstas son solo un manojo de ideas sobre la posible utilidad que tendría la RBis en las diferentes luchas que se llevan a cabo en Asturies. No como una cuestión finalista, sino un planteamiento propositivo, que nos sirva para ir minando los pilares que sostienen este modelo injusto e ir configurando una acción política en Asturies que permita avanzar al tiempo que resistir.

Etiquetas:

[Valladolid] Presentación del libro "Renta Básica y feminismos"

Renta Básica das iguais - Mar, 17/06/2014 - 00:38

Presentación del libro "Renta Básica y feminismos" a cargo de Alicia Alonso y Manolo S. Bayona el próximo sábado 21 de junio en la Casa de las palabras (San Ignacio 9, Valladolid).

Etiquetas:

La Renta básica de las iguales. José Iglesias Fernández

Renta Básica das iguais - Sáb, 14/06/2014 - 10:44

Ràdio Klara 104.4 FM València.- Para conocer más sobre la Renta básica de las iguales hablamos con José Iglesias Fernández quien cursó estudios sobre economía y ciencias sociales en Oxford y Londres. Es miembro del Seminario de Economía Crítica Taifa, de la Mesa Cívica por la Renta Básica, de la Asociación EcoConcern - Innovació Social, y pertenece a las llamadas gentes de Baladre / Zambra. Dedicado preferentemente a la economía crítica del bienestar social en sus múltiples facetas (pobreza, marginación, desigualdad y protección social), durante los últimos años ha prestado especial atención al estudio y divulgación / movilización de la Renta Básica (RB).

Etiquetas:

Crónica da presentación del libro Renta básica y feminismos en Murcia

Renta Básica das iguais - Sáb, 07/06/2014 - 21:35

El pasado viernes 30 de mayo asistimos, en la cafetería Itaca de Murcia, a la charla sobre Renta Básica y Feminismos. Contamos con la presencia de Rosa Zafra de La Coordinación de luchas contra el paro, el empobrecimiento y la exclusión social BALADRE.

Las RBis o Renta Básica de las Iguales (personas), es el derecho que poseemos cada persona a percibir una cantidad periódica de dinero que pueda cubrir sus necesidades básicas: comer, abrigarse, tener techo, sanarse, etc., de manera individual y sin tener contraprestación; por el hecho de haber nacido nos corresponde una parte de riqueza de este mundo, solo que unos pocos se han apropiado de toda la riqueza, la malgastan y a la vez nos privan de vivir dignamente.

Es un método o manera para distribuir la riqueza de forma más equitativa y honesta, que nadie despilfarre recursos mientras otras personas mueren de hambre, o pasan frío, o enfermen por carencia de medios.

También es un modo de hacer, dentro de un camino dirigido a la completa aniquilación del sistema irracional y anti-humano que es el Capitalismo, de su lógica individualista, consumista, que pone por encima de la persona al dinero, y que pasa inclusive, por encima de la propia vida.

Esta renta básica nos permitiría vivir de una manera digna, sin necesidad de vender nuestra fuerza de trabajo, nuestro cuerpo o nuestro intelecto, pues no estaríamos esclavizadas/os a trabajar de manera inequívoca para poder vivir y así no reproduciríamos el modelo capitalista, de que unos pocos tienen la capacidad de producir empleo ostentando el poder que ello conlleva en contra de las personas que emplea, pero quien quisiera hacerlo lo podría hacer sin excluirse de la renta básica. Es una manera de garantizar nuestras necesidades básicas como nuestra opción a desarrollarnos como personas.

Si pretendemos y luchamos por justicia social y la libertad de las personas debemos exigir mecanismos de reparto de riqueza que no dependan del mercado de trabajo (asalariado) ni de ningún otro mercado. Pedimos y queremos el derecho a la RBis y a financiarse por medios de impuestos y así acabar con la acumulación de riqueza del capital (de una minoría vergonzosa que ostenta toda la riqueza).

Posteriormente tuvimos la oportunidad de realizar una entrevista con Rosa en la que profundizamos en los métodos para que la Renta Básica de las Iguales sea posible y como combatir los impedimentos y trabas con los que siempre se encuentran este tipo de propuestas por parte de las instituciones y órganos de poder del estado español.

La Renta Básica de la Iguales es más necesaria que nunca en un estado en el que cada vez más personas se encuentran sin ningún tipo de ingreso, sin posibilidad de un trabajo en unas condiciones dignas y con las necesidades más básicas sin cubrir.

El Rbis como eje fundamental para la deconstrucción del sistema de género patriarcal. Los ejes fundamentales sobre los que se sostiene el modelo de poder patriarcal son: la segregación de lo masculino y lo femenino en la dicotomía identitaria hombre/mujer; la asimetría de valor entre los géneros, la violencia de género, la división sexual del trabajo y la explotación de la esfera doméstica por parte de la esfera pública. Estos factores no están separados sino que guardan una relación de continuidad, de tal manera que en el momento en el que modificamos uno de estos aspectos todos los demás condicionantes del poder patriarcal quedan cuestionados. Asumir la Renta Básica de las Iguales pondría en entredicho factores que ahora son cruciales, por ejemplo, en el mantenimiento de relaciones de maltrato en una pareja; o en la necesidad de la familia como sujeto básico económico; o en la dependencia económica de las mujeres y la imagen preconcebida de la crianza y el cuidado como ámbito exclusivo e invisible de la vida doméstica. Permitiría incluso que hombres que quieren un cambio sustancial en su manera de ser hombres pudieran deshacerse de justificantes coyunturales en pro de la asunción de la responsabilidad doméstica como parte de su desarrollo personal sin necesitar la imagen de una mujer como complemento.

Una de las conclusiones más significativas del encuentro con la compañera Rosa podría ser que con una Renta Básica acabaríamos con la cada vez más salvaje precariedad laboral, situación que nos está llevando a un estado de casi exclavitud y abusos hacia las personas trabajadoras impidiendonos desarrollar nuestras vidas con libertad y dignidad.

Si os perdistéis esta oportunidad de conocer o profundizar en la propuesta hacia una Renta Básica para todas las personas podréis ver en los próximos días la entrevista que realizamos con Rosa Zafra.

Al Finalizar la charla las personas que acudimos a la charla quisimos mostrar nuestro apoyo a todas las personas que están siendo criminalizadas, juzgadas y condenadas por defender nuestros derechos:

Tod@s somos Carlos y Carmen

Totes som Can Vies

Tod@s somos Miguel e Isma

---

Fuente: http://redfeministasmurcia.blogspot.com.es/2014/06/renta-basica-y-femini...

Etiquetas:

"La Renta Básica de las iguales: es de suyo que un burro rebuzne, pero es grave que no distinga la alfalfa de la paja", Jose Iglesias

Renta Básica das iguais - Ven, 06/06/2014 - 23:09

La Renta Básica. De cuándo las dificultades se convierten en historia

Corría el año 1992 cuando se gestaba en el territorio español un derecho ciudadano al que sólo muy poco nombraríamos como Renta Básica (RB).[1] Por los elementos que inicialmente la caracterizaban, pronto comprobamos su naturaleza asistencial y su filosofía al servicio del sistema capitalista. Hubo que desarrollar una limpieza de sus términos, hacer autocrítica, y reconvertir el contenido de la RB en una lectura crítica del capitalismo. Esta lectura recibiría el nombre de Renta Básica de las iguales (RBis), la que, por exigencias de la brutal agresión capitalista a la población que vamos a comentar, haríamos nacer de ella un nuevo instrumento de lucha más afilado contra el sistema: la Riqueza Comunal (RC). [2]

Desde entonces, la transmutación del capitalismo, no sólo debido a sus crisis, sino también a su propia metamorfosis, está haciendo aparecer su verdadera naturaleza, la que Rosa Luxemburgo clasificó como la barbarie. Convertir el capitalismo en humano y verde, como pretenden algunas personas bienintencionadas, es quimérico. Los tiempos que corren están mostrando como la pobreza y la desigualdad, cada una muy relacionada con la otra, alcanza impactos hasta ahora desconocidos:

- Pobreza. Los recortes en sanidad y educación disminuyen la esperanza de vida y aumentan la ignorancia; las reformas laborales, la baja de salarios, las deducciones a las aportaciones sociales (salario diferido), la degradación de las condiciones de trabajo, los aumentos en las jornadas laborales y la flexibilización de los contratos; los mismo que las reformas en pensiones, son elementos que aumentan paulatinamente los niveles de pobreza.

- Desigualdad. El aumento de impuestos a los pobres (IVA) y la reducción a los ricos (IRPF, Sociedades y capital), así como las desgravaciones al capital y ayudas a las inversiones, amplían cada vez más las brecha en los niveles de ingreso y la propiedad privadas de la riqueza.

En resumen, la precariedad de la vida es el factor que da poder a los poderes del capitalismo para reducir los derechos humanos a favor de sus intereses de clase. La precariedad de la vida es el resultado de la barbarie.

Todo a favor del capitalismo

Apoyado en la propiedad privada como base legal, pero también en el poder que le otorga la riqueza, el capitalismo ha desarrollado varios sistemas de protección y ejercicio del poder: el sistema policial, el sistema jurídico, el sistema penal, el militarismo, el sistema de enseñanza, así como mecanismos de condicionamiento sicológico y adiestramiento mental: medios de comunicación, cine, industrias del ocio, etc. pero también cuenta con la sumisión de personas en el ejercicio de sus habilidades: académicos y contertulios, así como aportaciones voluntarias que manifiestan su apoyo al sistema. En este caso, destacamos la burda colaboración de Henrique Pérez Lijó (HPL), mediante las opiniones que vierte en un artículo que llama Todo contra la Renta Básica.[3] Como en otras ocasiones similares, iremos comentando las falsas afirmaciones del autor, que no son ciertas, o carecen del debido rigor argumentativo. Ya de entrada, HPL dice que va a poner en solfa que la “novísima propuesta” de la RB sea un instrumento con “capacidad para solventar la pobreza y reforzar las luchas sociales, pues lamentablemente las desigualdades sociales no se solucionan repartiendo dinero”.

Que un burro rebuzne forma parte de su naturaleza, de su manera de comunicar. Pero que no distinga la alfalfa de la paja es imperdonable. Siguiendo la lista de descalificaciones que HPL emite contra la RB, y que algunas repetirá a lo largo de su artículo, comenzaremos a argumentar sus errores:

- El primer error comienza cuando señala que es una novísima propuesta cuando una primera versión de la lectura convencional de la RB [4] aparece ya en 1986, de la pluma de RJ. van de Veen y P. van Parijs en A capitalist road to communism. [5] Es decir, la propuesta de la RB ya es más vieja que Carracuca.

- El segundo lo comete cunado niega que la RB pueda ser eficaz en dos aspectos: 1) solventar la pobreza, y 2) ser un instrumento para las luchas sociales. Si tenemos en cuenta su definición, de que la RB es el derecho que tienen todas las personas a percibir una cantidad periódica, desde que nacen hasta que mueren, para cubrir las necesidades materiales. Recae sobre la sociedad la obligación de atender los requerimientos materiales que supone el buen vivir. Debido a que la cuantía es, por lo menos igual al umbral de pobreza, y no es necesario pasar por el mercado de trabajo para percibirla, hacen de la RBis un instrumento idóneo para luchar contra el capitalismo. A este nivel de la argumentación, destacamos dos de sus características que tendremos que ir repitiendo por ser la base de su negación de la RB:

- Es revolucionaria. Siendo el mercado de trabajo uno de los principales pilares del capitalismo, el hecho de poder vivir sin necesidad de vender la fuerza de trabajo libera a las poblaciones de la esclavitud contractual que impone el mercado laboral.

- Potencia la autonomía personal. El hecho de no tener que pasar por el mercado de trabajo deja tiempo libre para cuidar coles por la mañana, pescar por la tarde y hacer teatro por la noche (Marx dixit). Como vemos, con la RBis ninguna persona está necesariamente obligada a emplearse en el trabajo de reproducción, el trabajo doméstico, o en el asalariado en general. Desde su autonomía con respecto al mercado de trabajo asalariado, es la persona la que puede decidir sobre su vida.

- El tercero aparece cuando añade que “las desigualdades sociales no se solucionan repartiendo dinero”. Coincido, aunque tampoco menciona como solucionarlas, que hay muchas maneras de definir y cuantificar la desigualdad y la pobreza, pero todas ellas encierran un elemento monetario: los umbrales de pobreza, los coeficientes de Gini, etc., todos ellos contienen un elemento monetario para poder evaluarlas y cuantificarlas. 

Resumiendo estos tres grandes errores de HPL: 1) es una propuesta con muchos años, vieja; 2) no es cierto que la RB no aborda la pobreza y la desigualdad, y que no es incorporada por movimientos sociales, partidos y sindicatos como instrumento de lucha. El mismo lo acepta cuando abre su párrafo diciendo que “muchas candidaturas encararon las elecciones al Parlamento Europeo con esta novísima propuesta”; 3) esencialmente, el dinero es uno de los elementos esenciales para medir tales carencias sociales. Para comenzar, HPL ya aparece muy contradictorio; no parece distinguir muy bien el grano de la paja.

- El cuarto lo comete cuando afirma que la RB sólo “es posible en un escenario de constante crecimiento del PIB”. HPL ignora que uno de los elemento de la RB es su condición de mecanismo de redistribución del PIB. Es decir, la RB se dedica a repartir lo que se produce: mucho cuando se crece, menos cuando se está en recesión; o igual cuando el PIB es estable. Y esto, ¿no lo sabe porque lo ignora o porque es un ignorante de que las economías contienen un elemento distributivo, tanto si crecen como si no? En el capitalismo lo que se produce se distribuye automáticamente entre capital productivo, trabajo, y capital financiero, mediante el mecanismo de los mercados. Existe un flujo de distribución que, en el capitalismo, beneficia a los propietarios del capital y perjudica a los propietarios de la fuerza de trabajo.

- El quinto lo comete cuando aísla la demanda energética de las propias necesidades de producción de bienes y servicios sobre los que el capitalismo realiza los beneficios. En caso de haber RB, lo que haría esta demanda efectiva es garantizar que la oferta se realice, que la existencia de capital productivo no quede improductiva, y que no haya en exceso de capital no revalorizado. Es decir, la RB garantiza a la oferta capitalista que buena parte de su capital quede valorizado. El tal HPL ignora o es un ignorante de que siempre, “toda evolución positiva del PIB se traduce habitualmente, cuando no hay tecnologías de por medio que ahorren energía, en un aumento de la demanda energética” con o sin RB. Además, nuestro ilustre opositor de la RB se olvida de que quien hace negocio con las energías fósiles o hidráulicas son las dictaduras propietarias de los pozos y las multinacionales transformadoras del los crudos o controladoras de los recursos acuíferos. Lo único que hace la gente es pagar, con el empleo asalariado, la apropiación que estos acaudalados capitalistas hacen de tantos recursos energéticos.

- El sexto procede de su pésima interpretación del señor Keynes. Decía el gran economista inglés que, “respecto a las necesidades absolutas, llegará un momento, tal vez antes de lo que pensamos, en que estas necesidades sean cubiertas, en que preferiremos dedicar nuestra energía sobrante a propósitos no económicos, no hacer nada nunca más […] Con una jornada laboral de tres horas, o con una semana de quince horas para resolver estas pequeñas obligaciones sería suficiente para solucionar el problema durante bastante tiempo. ¡Tres horas al día nos bastan a la mayoría para satisfacer al viejo Adán que llevamos dentro! […] Por supuesto que todavía habrá mucha gente con una obstinación intensa e insatisfecha que perseguirán ciegamente la riqueza… Pero el resto de nosotros ya no estará más bajo la obligación de aplaudirles o avivarles […] El momento crítico del cambio lo percibiremos cuando esta condición sea tan general que la forma de relacionarse de cada uno con su vecino haya cambiado, puesto que será lógico perseguir una mejora económica para los otros después de que haya dejado de ser razonable para uno mismo”.6 HPL es uno de esos obstinados que ve en la riqueza privada de los ricos el motor que sostiene la sociedad capitalista, y no en los numerosos trabajadores ocupados en empleos asalariados, donde se les obliga a producir más bienes de los que se necesitan para satisfacer la apropiación de plusvalía total de las clases propietarias. En la época de Keynes, con la capacidad productiva de aquel momento sólo eran necesarias tres horas diarias para satisfacer las necesidades materiales de toda la población. Hoy en día, en el cual la capacidad productiva agregada se ha cuadriplicado o quintuplicado, si esta fuese comunal y no privada, seguramente con bastantes menos de tres horas diarias cubriremos las necesidades sociales de la población.

- Con o sin RB, el séptimo error parte de no considerar que el Estado es un órgano de clase, especialmente en el capitalismo, y que ejerce siempre un poder sobre el nivel de vida de las familias. Su sistema fiscal y la orientación que le da al gasto público beneficia a las familias poderosas. Con la implantación de una RB, lo que estamos arrancando del Estado capitalista es una redistribución de la renta de los ricos hacia a los pobres. En el capitalismo, la RB es un mecanismo de distribución de la renta y de lucha contra los poderosos.

- El octavo procede de afirmar que “las desigualdades sociales no son fruto de una realidad económica adversa para la mayor parte de la población, sino de una desigualdad política entre las élites gobernantes y las clases subalternas”. ¡Que cacao mental! ¿Es posible separar las desigualdades económicas, de las desigualdades sociales, y de las desigualdades políticas, cuando la relación es directa entre todas ellas en los mismos grupos humanos?

- El noveno se da cuando repite que la RB no alivia la pobreza cuando ya hemos explicado que la cuantía será por la menos igual al umbral de pobreza. Lo mismo que identificar la Risga con la RB, dos tipos de ayudas completamente diferentes: la primera consiste en una acción asistencial, que será concedida o no según el personal burocrático-administrativo de turno; la segunda en un derecho ciudadano que comienzas a cobrar desde el momento en que naces; por el sólo hecho de nacer.

- El décimo consiste en una serie de afirmaciones, todas ellas tan sesgadas, que no merecen comentario.

Poco que resumir

A juzgar por las opiniones que expresa, diría que Henrique Pérez Lijó no tiene ni la menor idea de lo que es la RB, y bastante menos la Renta Básica de las iguales. Desconoce en que consiste, que posibilidad de redistribución y que capacidad de generar lucha tiene, así como cuales son sus auténticas limitaciones, aspectos que en nuestros trabajos hemos comentado ampliamente con más rigor. La RB solventa la pobreza y genera luchas sociales. Por tanto, sus opiniones son más bien una de esas fantochadas que periódicamente los amigos del capitalismo suelen ‘regalarnos’. Como señalaba, el problema de lo burros no es que rebuznen, sino que confundan la alfalfa con la paja… Peor para ellos.

José Iglesias Fernández

Barcelona, 5 junio del 2014

---

Notas: [1] Desde entonces, a la RB se la conoce hasta con más de treinta nombres diferentes. Ver José Iglesias Fernández. La cultura de las rentas básicas. Historia de un concepto. Virus/Baladre, 2004.

[2] José Iglesias Fernández. De la Renta Básica a la Riqueza Comunal. Baladre/Zambra, 2013. Existe versión en catalán. Municipalisme i societat comunal. Procés i alternativa al capitalisme. Papers d’ innovació social, nº 104, desembre 2013. Associació Ecoconcern.

[3] Henrique Pérez Lijó. Tudo contra a Renda Básica. En  http://praza.com/opinion/1854/tudo-contra-a-renda-basica/

[4] Basic income en inglés y allocation universelle en francés.

[5] Theory and Society, nº 15. Hay traducción al castellano en Zona Abierta, nº 46-47, 1988.

Etiquetas:

Libro: "Renta Básica de las Iguales y feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida"

Renta Básica das iguais - Mér, 04/06/2014 - 15:37

Mari Fidalgo, Alicia Alonoso y Rosa Zafra. Tres compañeras de Baladre acaban de parir colectivamente un libro muy esperado: "Renta Básica de las Iguales y feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida". Que cuenta además con el prólogo escrito por Yayo Herrera.

Podéis haceros con el libro a un precio de 3€. Dejamos la ficha de la publicación:

"Este libro es fruto de la práctica cotidiana y la reflexión conjunta, colectiva y horizontal. Hecho con amor, cuidado, apoyo mutuo y mucha rebeldía. Demandado cada vez más por colectivos, no sólo feministas, donde hemos intentado compartir toda esta experiencia acumulada durante años de vida, trabajo, lucha, enredos y desenredos, de cómo la Renta Básica de las Iguales es una herramienta igualmente válida para nuestras luchas contra el heteropatriarcado capitalista."

Etiquetas:

Debatir para Construir. Renta Básica de las Iguales

Renta Básica das iguais - Ven, 30/05/2014 - 19:43

Debatir para Construir - 23 de mayo del 2014 - La Oliva. Canarias
Programa anual Asociación Acción Social Obrera - A. A. S. O.

Etiquetas:

Canarias. 5º charla con éxito - Debatir para Construir

Renta Básica das iguais - Xov, 29/05/2014 - 12:23

La 5º charla del programa anual Debatir para Construir fue innovadora, altamente recomendable y urgentemente necesaria.

Manolo Sáez Bayona nos explicó con un gráfico muy sencillo en qué consiste La Renta Básica de las Iguales, cuándo y dónde comenzó el movimiento ciudadano que la reclama y habló de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que está en marcha.

Pronto tendremos hojas de firmas en apoyo a la iniciativa, las repartiremos en las siguientes charlas. http://www.asambleacanariaporelrepartodelariqueza.org/?p=1053

Pudimos llevar esta charla a La Oliva gracias a la Asociación Cultural Raíz del Pueblo, que nos cedió el local y se puso a nuestra disposición.

Mil gracias a ellos, al resto de colaboradores y a los asistentes a la charla.

Muchas gracias también a Manolo por mostrarnos otra visión de las luchas sociales y de hacer política.

Para los que no les fue posible asistir grabamos la charla en vídeo.

Rueda de Prensa

Etiquetas:

Recogidas de firmas en Galiza de la ILP por la Renta Básica

Renta Básica das iguais - Xov, 29/05/2014 - 10:13

Esta semana varias localidades gallegas acogen actos públicos de recogida de firmas por la ILP estatal por la Renta Básica.

Para que no os despistéis aquí va el calendario:

- Jueves 29 - A Coruña-  Kanguras: http://kangurascriandoenbrazos.blogspot.com.es/2014/05/recollida-de-firm...

- Viernes 30 - Vigo - ODS-Coia, GAS y parroquia Cristo da Victoria: http://www.comunidadebasecoia.org/2014/05/3005-acto-de-rua-en-facenda-pa...

- Sábado 31 - A Coruña -  Kanguras: http://kangurascriandoenbrazos.blogspot.com.es/2014/05/nova-recollida-de...

Etiquetas:

"Renta Básica de las Iguales y Feminismos: puntos de encuentro... ¡y caminos por recorrer!", Mari Fidalgo

Renta Básica das iguais - Mar, 27/05/2014 - 22:57

“O feminismo está a pasar por aquí”, nos advierten los muros de las ciudades, uno de los canales de comunicación más propios de la acción política subversiva.

También pasó el feminismo por el espacio de coordinación Baladre. Y desde aquel encuentro ya nada fue como antes.

Allá por los años 80, en la ciudad de Gasteiz, la Asamblea de Paradas inició un largo proceso de lucha como respuesta a un contexto socioeconómico y político marcado por el desempleo, la precariedad, la exclusión y la represión donde comienzan a reflexionar sobre determinados temas; la diferencia entre trabajo y empleo, el papel del trabajo reproductivo para el sostenimiento de la comunidad o la división sexual del trabajo. Estas fueron algunas de las cuestiones que sembraron las compañeras feministas que habían arribado a ese espacio.

De los intensos debates que tuvieron lugar en los encierros y movilizaciones nació una convicción: ya era hora de avanzar de la reivindicación del empleo, sin atender a la utilidad social del sector y las condiciones en las que se desarrolla y siempre bajo la lógica de la competitividad y el sometimiento, a la reivindicación de una vida digna.

Ante la demoledora evidencia, asumida incluso por los gestores del Capital, de que el pleno empleo ya nunca sería posible (nunca lo fue para las mujeres y otras identidades minorizadas, utilizadas siempre como pieza de ajuste para  responder a la necesidad de los mercados de disponer de mano de obra barata y disciplinada), era preciso idear alguna forma de garantizar unas mínimas condiciones de vida, con independencia de la situación laboral de las personas. A esta primera intuición se le bautizó como “Ingreso Social Universal”.

Estaba plantada la semilla de la propuesta que más adelante se formularía, primeramente, bajo el nombre de Renta Básica y unos años después, con el fin de diferenciar una herramienta con inequívoca vocación anticapitalista de otros modelos  débiles, se perfiló como Renta Básica de las Iguales (RBis, en adelante).

Antes de avanzar en los aportes que, a nuestra juicio, ofrece la propuesta de la RBis a la lucha feminista, es necesario definir esta herramienta de reparto de la riqueza. Así, entendemos la RBis como una herramienta para abrir brechas en el Capitalismo y su hermano gemelo, el Heteropatriarcado, que actúan sinérgicamente generando desigualdad, exclusión, violencia y destrucción ambiental. Dos son los objetivos que pretendemos alcanzar: a corto plazo, distribuir la riqueza para garantizar la cobertura de necesidades y el sostenimiento de la vida; y, a largo plazo, ir creando las condiciones necesarias para un proceso de transformación social profundo.

La RBis se define como el derecho que tiene cada persona, solamente por el hecho de nacer, a percibir una cuantía periódica para cubrir sus necesidades materiales. Una serie de rasgos caracteriza la propuesta y la diferencia de otras de corte más reformista: la renta a ser asignada deberá ser incondicional, universal, individual y suficiente.

Además, en aras a ir ganando espacio al mercado para la satisfacción de nuestras necesidades y el fortalecimiento de la trama comunitaria que requiere cualquier proceso de transformación social radical, la propuesta de la RBis prevé el incremento paulatino del porcentaje destinado al FRB. Es decir, que la cuantía destinada al fondo común (inicialmente, un 20%) debe tender al 100%, mientras que el porcentaje percibido por cada persona de forma directa (de partida, el 80%), deberá ir reduciéndose hasta tender al cero. Con ello estamos apostando por un proceso que nos permita ir generando las habilidades y condiciones para la satisfacción de necesidades por el conjunto de la comunidad haciendo que la economía de mercado deje de regular las relaciones sociales.

Una cuestión que ya mencionamos, mas que merece la pena volver a resaltar es que para las gentes de Baladre la RBis es una propuesta más. Su carácter transversal facilita la discusión e inclusión en la agenda programática de diferentes movimientos sociales y debe servir para nutrir los procesos de lucha y generar redes de apoyo mutuo. En ese sentido entendemos que la propuesta aporta un horizonte estratégico de lucha contra la lógica productivista del capitalismo y todo el marco de valores en el que se sostiene. Todo lo contrario que otras propuestas de corte más reactivo e inmediatista.

Precisamente, ese elemento estratégico coincide con una de las dos dimensiones que, a nuestro juicio, dan cuenta de los cruces entre la RBis y los planteamientos feministas. Por otro lado, la dimensión pedagógica no sólo posibilita situar muchas de las cuestiones que se fueron desarrollando a lo largo de la historia del movimiento, sino que proporciona una oportunidad para debatir y llegar a acuerdos sobre cuáles son nuestras necesidades reales. Preguntarnos qué significa vivir bien y cómo nos hemos de organizar socialmente, rompiendo con los esquemas de opresión y desigualdad que implica la división sexual del trabajo para garantizar una vida digna, plena y feliz para todas las personas.

Unos años más tarde aquellos comienzos en Gasteiz, al acercarnos a los planteamientos de la economía feminista, fuimos encontrando nexos comunes y voces que señalaban la necesidad de colocar la vida en el centro de la organización social y de nuestra acción política y que incluso van más allá al proponer que es el momento de reivindicar “una vida que merezca la pena vivir” (Pérez, 2012).

Sostenemos que esta herramienta puede ser valiosa en la lucha por desplazar los mercados, el empleo y el paradigma productivista del centro de nuestras vidas. Por un lado, posibilitando la búsqueda de formas colectivas, justas y sostenibles de satisfacer nuestras necesidades y demandas de cuidados. Por otro, fortaleciendo la resistencia al secuestro de nuestros bienes comunes (materiales e inmateriales) y de nuestras potencialidades, del chantaje del empleo y de las relaciones capitalistas. Promoviendo la apertura de espacios para la exploración y el desarrollo de elementos que la lógica capitalista desprecia o mercantiliza, pero cuyo valor vamos, poco a poco, (re)descubriendo, legitimando y tomando en nuestras manos: tiempo, descanso, autocuidado, sexualidad, relaciones, cultura, recreo, participación...

Así, la división sexual del trabajo y la relación entre la esfera de producción y la reproducción social, el papel del salario para el disciplinamiento capitalista y sus limitaciones a la hora de cubrir el conjunto de nuestras necesidades, el obligado debate sobre estas últimas y sobre cómo nos organizamos para satisfacerlas de forma sostenible y socialmente justa, la apropiación de la plusvalía de género para engrasar la maquinaria productiva, la estrechez del actual paradigma de ciudadanía o la independencia económica como paso para la autonomía y el alejamiento de la familia heteronormativa, son algunas de las cuestiones que entendemos que la RBis nos permite colocar a debate. Aunque muchas de ellas son ya clásicas en los análisis y la producción teórica feminista, mediante la RBis se abre la oportunidad de situarlas entre otros colectivos y sectores de población, ampliando pues la capacidad de generar propuestas y escenarios sociales dónde los cuidados y el bienestar sean protagonistas.

Etiquetas:

Murcia. Charla: Renta Básica y Feminismos

Renta Básica das iguais - Sáb, 24/05/2014 - 20:26

Renta basica y feminismos CGT Murcia

cgtmurcia.org.- El viernes 30 de mayo os invitamos a la charla sobre RENTA BÁSICA Y FEMINISMOS de la centralidad del empleo a la centralidad de la vida. Contaremos con la presencia de Rosa Zafra de La Coordinación de luchas contra el paro, el empobrecimiento y la exclusión social BALADRE.
El lugar de encuentro es Itaca a las 19:30h.

Las RBis o Renta Básica de las Iguales (personas), es el derecho que poseemos cada persona a percibir una cantidad periódica de dinero que pueda cubrir sus necesidades básica: comer, abrigarse, tener techo, sanarse, etc., de manera individual y sin tener contraprestación; por el hecho de haber nacido nos corresponde una parte de riqueza de este mundo, solo que unos pocos se han apropiado de toda la riqueza, la malgastan y a la vez nos privan de vivir dignamente.

Es un método o manera para distribuir la riqueza de forma más equitativa y honesta, que nadie despilfarre recursos mientras otras personas mueren de hambre, o pasan frío, o enfermen por carencia de medios.

También es un modo de hacer, dentro de un camino dirigido a la completa aniquilación del sistema irracional y anti-humano que es el Capitalismo, de su lógica individualista, consumista, que pone por encima de la persona al dinero, y que pasa inclusive, por encima de la propia vida.

Esta renta básica nos permitiría vivir de una manera digna, sin necesidad de vender nuestra fuerza de trabajo, nuestro cuerpo o nuestro intelecto, pues no estaríamos esclavizadas/os a trabajar de manera inequívoca para poder vivir y así no reproduciríamos el modelo capitalista, de que unos pocos tienen la capacidad de producir empleo ostentando el poder que ello conlleva en contra de las personas que emplea, pero quien quisiera hacerlo lo podría hacer sin excluirse de la renta básica. Es una manera de garantizar nuestras necesidades básicas como nuestra opción a desarrollarnos como personas.

Si pretendemos y luchamos por justicia social y la libertad de las personas debemos exigir mecanismos de reparto de riqueza que no dependan del mercado de trabajo (asalariado) ni de ningún otro mercado. Pedimos y queremos el derecho a la RBis y a financiarse por medios de impuestos y así acabar con la acumulación de riqueza del capital (de una minoría vergonzosa que ostenta toda la riqueza).

Etiquetas:

[Canarias] Jornadas: “10 años de lucha Anticapitalista por la Renta Básica de las iguales (RBis)”

Renta Básica das iguais - Ven, 23/05/2014 - 22:57

Cumplimos diez años de lucha compartida por la justicia social, de elegir, ante la pobreza de muchas, luchar contra la riqueza de las que se quedan con las que todas producimos. Diez años de lucha por la Renta Básica de las Iguales, de exigir que se reparta la riqueza a través de la redistribución de la renta, para atacar así al corazón del capitalismo. Una herramienta que huye de reformismos inútiles y que intenta, junto con muchas herramientas más, acabar con este sistema que nos rompe la vida.

Han sido diez años de retomar la calle como escenario de lucha, de la creación del programa de radio “Nosotras las Personas” que cada semana une nuestras luchas a las de otros territorios, de recuperar la relación directa con nuestros barrios a través del estudio de la RBis en La Orotava demostrando su viabilidad en un municipio en crisis, de denunciar quién tiene y donde se acumula la riqueza que nos robaron a todas, de exigir la RIC para La RBis, de denunciar cuales son los puntos negros que nos hunden en la miseria con la campaña “Canarias, colonia en crisis”

, de exigir “Gastos militares para la Renta Básica de las Iguales” y conseguir que La Orotava sea el primer municipio antimilitarista del actual Estado, del plan contra la riqueza, ante el plan contra la pobreza del gobierno, de la creación de Puntos de Información de Derechos Sociales en el Espacio Social La Casa y en La Casa Taucho y exigir derechos para todas desde el apoyo mutuo, de la creación de la Coordinación “Canarias por la RBis” y la presentación, en la actualidad, de la ILP por la Renta Básica… diez años de lucha por la RBis y muchísimo más.

Diez años de enredos y de afectos. Por eso te invitamos a compartir con nosotras las Jornadas  “10 años de lucha Anticapitalista por la Renta Básica de las iguales (RBis), en la que también nos acompañaran Miren Etxezarrata y Jose Iglesias, ambos del “Seminario de Economía Crítica Taifa” y Manolo Bayona de  Baladre, coordinación de luchas contra el paro, el empobrecimiento y la exclusión social. No faltes.

Etiquetas:
Distribuir contido